Una afortunada piedra en el zapato

Una afortunada piedra en el zapato

Para el Gobierno no será fácil mantener un doble discurso de aquiescencia allá e incumplimiento acá.

15 de abril 2019 , 07:40 p.m.

A pesar de que en su momento no hubo mucha discusión sobre el tema, cada día que pasa es más fácil entender el papel que jugaron los actores internacionales en el proceso de paz. Creo que eran dos las misiones fundamentales que debían cumplir: de un lado, añadir una dosis gruesa de legitimidad a la lánguida y poco popular negociación, y del otro, constituirse en promotores y garantes de la implementación de los acuerdos finales. No lograron cumplir con el primer objetivo, pero están demostrando ser tremendamente útiles en el segundo.

Aunque ello tiene que ser objeto de una discusión más amplia, es claro que los actores internacionales no pudieron convencer a los colombianos de las bondades de las negociaciones de paz. Por ahora, baste decir que es probable que no lo hicieran porque el Gobierno los presentó como agentes superiores, gente que “sí sabía” y “sí podía entender” el esfuerzo que se estaba haciendo por lograr la paz.

El pull de autoridad internacional que encarna el Consejo de Seguridad no es poco. 

A la ya insoportable superioridad moral e intelectual de algunos de los que defendían las negociaciones en ese entonces (y todavía ahora), se añadió un arribismo internacional que desfiguró el potencial de persuasión que tenía la comunidad global, y ello pudo haber terminado por crear más detractores que activistas a favor de la solución pacífica del conflicto.

En cambio, creo que en su labor como garantes de la continuidad de los esfuerzos de paz, los actores internacionales están jugando un papel fundamental. Y aquí, la jugada del gobierno anterior fue hábil.

Al convertir a Naciones Unidas y su Consejo de Seguridad en vigilantes de los acuerdos y su implementación, se logró que la organización se apropiara de la “historia de éxito” en que se constituyó el fin del conflicto armado colombiano. Así las cosas, y tratándose de una organización a la que le dan palo todos los días por inservible, Naciones Unidas tiene mucho que perder en materia de reputación internacional si no logramos la consolidación de la paz.

Por esa razón, el llamado unánime del Consejo de Seguridad el viernes pasado a que el Gobierno respete lo acordado en materia de justicia transicional, y más bien se dedique a hacerlo funcionar rápido y con firmeza, es un llamado que responde no a un altruismo puro, sino a un interés particular de la ONU en sobrevivir, en defender su reputación y gestión como garante de la paz internacional. El gobierno Santos entendió bien esa necesidad de la organización y la usó en beneficio del proceso de paz colombiano. Hoy vemos los afortunados frutos de esa estrategia.

Y es que el pull de autoridad internacional que encarna el Consejo de Seguridad no es poco. Tener a Rusia y a Estados Unidos jalando en la misma dirección a pesar de las grandes diferencias que los separan en otros temas es algo frente a lo cual el Gobierno colombiano no puede hacerse el sordo. Hasta Estados Unidos, a pesar de haber insistido en que está de acuerdo con endurecer las sanciones y transformar para mejorar la JEP, no permitió que su apoyo a las objeciones del gobierno Duque lo sacara del consenso dentro del Consejo de Seguridad.

La reacción de Colombia demostró lo difícil que es llevarle la contraria a un acuerdo forjado en el grupo de países más poderosos del mundo: terminaron dando las gracias, casi celebrando algo que sonó más a regaño, y comprometiéndose con la continuación del proceso de implementación. Naciones Unidas está muy cerca del proceso colombiano, y para el Gobierno no será fácil mantener un doble discurso de aquiescencia allá e incumplimiento acá, así que tanto el llamado del Consejo de Seguridad como la reacción del Gobierno colombiano son buenas noticias.

Sal de la rutina

Más de Sandra Borda Guzmán

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.