Trump, drogas, Duque: no hemos aprendido nada

Trump, drogas, Duque: no hemos aprendido nada

La guerra contra las drogas, además de no funcionar, genera víctimas aquí y allá.

01 de abril 2019 , 07:00 p.m.

El viernes de la semana pasada, Trump declaró abiertamente su insatisfacción con el desempeño del Gobierno colombiano en la guerra contra las drogas: “Salen más drogas desde Colombia que cuando (Iván Duque) no era presidente... Es un buen tipo, pero no ha hecho nada por nosotros”. La respuesta de la Cancillería no se hizo esperar: “El Gobierno está implementando una política integral para enfrentar con firmeza y contundencia el problema mundial de las drogas ilícitas”.

El dilema de esta situación, frecuente en las relaciones entre ambos países, es que ambos gobiernos pueden tener razón. El Gobierno colombiano puede seguir empeñado en pelear la guerra contra las drogas al pie de la letra, y ello, a su vez, puede no resultar en una reducción de las drogas ilícitas disponibles en el mercado estadounidense. De hecho, esa es una característica de la viejísima guerra contra las drogas como la conocemos hoy: simplemente no funciona.

Quedamos atrapados porque nunca logramos satisfacer las expectativas de desempeño que tienen en Washington.

Justamente por eso es un error pensar que es una buena estrategia internacional adherirnos acríticamente a la política antidrogas en su versión más prohibicionista. Al principio podemos obtener aplausos por la lealtad, pero inevitablemente quedamos atrapados porque nunca logramos satisfacer las expectativas de desempeño que tienen en Washington.

Y no es falta de voluntad, el problema es que el mecanismo no lo permite. Si en ocasiones hay resultados, siempre son coyunturales. Hemos repetido el mismo error innumerables veces. Por eso, cuando el uribismo decidió culpar exclusivamente al gobierno Santos del incremento de los cultivos ilícitos y cuando decidió alinearse con la guerra contra las drogas de Trump, allí mismo empezó a construir la trampa en la que iba a caer el actual gobierno del Centro Democrático. Víctimas de su propio invento.

De aquí en adelante, lo peor es pensar que no se ha hecho lo suficiente y que la solución consiste en intensificar la implementación de la política actual. Eso no es una buena alternativa para Colombia –en donde el uso del glifosato y sus terribles consecuencias medioambientales y de salud ya han sido probados hasta la saciedad, y no es una buena alternativa para Estados Unidos–, un país con la población carcelaria más grande del mundo y prisiones atestadas de minorías raciales sentenciadas por delitos relacionados con drogas ilícitas. La guerra contra las drogas, además de no funcionar, genera víctimas aquí y allá, cuyo número no queremos seguir aumentando.

Tampoco ayuda mucho ponernos nacionalistas con el tema después de habernos plegado sin ningún reparo. Este gobierno decidió abandonar la estrategia de buscar una reforma del régimen internacional antidrogas que había iniciado el anterior y, en cambio, optó por suscribir el prohibicionismo trumpiano sin mucha reflexión. Error que en su momento varios señalamos y ahora nos condena a no satisfacer a un gobierno en Washington que no tiene interés en mantener las formas en lo diplomático y los diálogos en otro escenario que no sea el de los micrófonos.

El gobierno Duque quiere que le funcione una estrategia que ha fracasado una y mil veces en el pasado: acercarse a Washington en este y otros asuntos (no olvidar Venezuela), sin poder mostrar resultados contantes y sonantes en el frente antidrogas, no contribuye a ablandar sus demandas. Que digan que somos sus aliados, que somos unos buenos tipos y que tenemos una relación especial, para ellos no entra en contradicción cuando se trata de torcernos el brazo por no cumplir con las metas de reducción de producción y tráfico de drogas. La lógica indica que, como no ganamos con el alineamiento, es mejor intentar construir y promover una política más autónoma y que satisfaga mejor nuestros intereses.

Sal de la rutina

Más de Sandra Borda Guzmán

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.