Crisis humanitaria en Texas

Crisis humanitaria en Texas

México y Estados Unidos están gestando un escenario de violación de derechos humanos sin precedentes

08 de julio 2019 , 07:00 p.m.

Mientras Estados Unidos insiste en la necesidad de que la comunidad internacional ayude a resolver la crisis humanitaria en Venezuela, está creando también una crisis humanitaria de grandes proporciones en su propio territorio. Desde hace un par de semanas se ha dado a conocer la dramática situación en la que se encuentran los migrantes capturados y enviados a centros de detención.

El caso más escandaloso fue el del centro de detención en Clint, Texas. Allí se encuentran los UAC (unaccompanied alien children o, en español, niños extranjeros sin compañía). Se trata de menores de edad que cruzan la frontera solos o acompañados por personas que no son parte de su familia. Se supo que en ese centro hay niños de hasta cinco meses a quienes cuidan otros niños detenidos de 14 y 15 años.

Este lugar de detención fue creado para alojar a máximo 100 hombres adultos y para que los migrantes estuviesen allí unas horas, mientras eran procesados y transferidos a otros centros. Pero, debido al incremento del número de personas que han atravesado la frontera (en mayo del 2019, las autoridades arrestaron a más de 144.000 migrantes, lo cual significó un incremento del 32 % comparado con abril), algunos de estos niños han tenido que permanecer allí por semanas.

Trump ha asegurado que no es conveniente mejorar estos centros porque ello puede motivar la llegada de más migrantes

En el peor momento, el centro alcanzó a alojar a más de 700 niños, y aunque la ocupación ha bajado desde que se desató el escándalo, sigue siendo muy superior al máximo permitido. Además, y justamente por tratarse de un lugar de paso, no hay baños disponibles y equipados: no hay jabón, pasta ni cepillos de dientes. Los abogados que visitaron el lugar hablaron de unas condiciones de higiene inaceptables, niños que llevan semanas sin bañarse ni cambiarse de ropa, con enfermedades no tratadas y en condición de desnutrición.

La reacción del Gobierno estadounidense ante la situación en este centro de detención es de una indolencia inaceptable. Trump ha asegurado que no es conveniente mejorar estos centros porque ello puede motivar la llegada de más migrantes. También se ha sugerido que esta puede ser una estrategia para presionar a la bancada demócrata en el Congreso a que se sume a la propuesta que en este tema tiene el gobierno federal. Y, como si esto no fuera suficiente, en un desafortunado episodio que se hizo viral en las redes, una abogada del Departamento de Justicia dijo ante un estrado judicial que el Gobierno tampoco consideraba el jabón y la pasta de dientes algo necesario. Trump lo ha dejado claro en varias ocasiones: “No podemos hacer nada”.

Lo cierto es que ninguna parte de la política migratoria estadounidense ha funcionado. El infame muro no pudo ser construido porque el Congreso no aprobó el presupuesto; la política de separar a los niños de sus familias no se pudo implementar, gracias al rechazo que causó entre la opinión ver a niños enjaulados y lejos de su familia, y las deportaciones tampoco han contribuido a disuadir a los migrantes.

Frente a esta debacle, la solución ha sido poner todo el peso de la responsabilidad sobre los mismos migrantes y el Gobierno mexicano. Los migrantes sufren todos los días la retaliación en la forma de crisis humanitaria, y México decidió enviar tropas a su frontera norte para detener a aquellos que quieren entrar indocumentados, y a Guatemala para detener y deportar migrantes. También abrió dos puntos de entrada para recibir a aquellos que esperan respuesta de su solicitud de asilo, y accedió a recibir más deportados.

Por supuesto, el problema está lejos de resolverse, pero sí hay una certeza: México y Estados Unidos están gestando una crisis humanitaria y un escenario de violación de derechos humanos sin precedentes en la historia del hemisferio. Estamos tan solo ante la primera escena.

Sal de la rutina

Más de Sandra Borda Guzmán

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.