Secciones
Síguenos en:
Políticos atrapatodo

Políticos atrapatodo

Su estrategia es quedar bien con todo el mundo. En síntesis, tienen una careta para cada función.

15 de febrero 2021 , 09:25 p. m.

El sábado pasado, el Senado estadounidense decidió absolver a Trump de su responsabilidad en la toma del Capitolio, el 6 de enero. No hubo sorpresa: para que el denominado impeachment saliera adelante era necesario que 17 republicanos le dieran la espalda al expresidente. Solo lo hicieron 7.

Lo que encuentro interesante en el episodio del sábado es la posición de Mitch McConnell, el líder de los republicanos en el Senado. Dijo en su discurso que Trump es “práctica y moralmente responsable por provocar esos eventos” y que las personas que se tomaron el Capitolio actuaron bajo sus deseos e instrucciones. Añadió que Trump podría ser procesado por un cargo penal del cual él lo consideraba culpable: el de incitación.

Pero votó en favor de la absolución porque concibe el impeachment como una herramienta limitada que no puede ser utilizada en contra de un exfuncionario. El Congreso ya no tiene jurisdicción sobre Trump y si se pone en la tarea de juzgar expresidentes, ¿qué evitaría que juzgaran a cualquier ciudadano en el futuro y acabaran con la división de poderes? Para McConnell, la responsabilidad de Trump es clara pero debe ser la justicia ordinaria la que se encargue de procesarlo.

Mejor dicho, con cara gana y con sello también. Mitch McConnell caminó por una delgada línea en la que cree que está satisfaciendo las expectativas
de los dos grupos en su partido.

La de McConnell fue una jugada política hábil que obligó a Nancy Pelosi, la líder demócrata en la Cámara, a salir después en los medios a develar la estrategia: McConnell se encargó de bloquear la discusión desde el 6 de enero hasta el 20 de enero (fecha en la que Trump dejó de ser presidente) para poder después salir a decir que cree que Trump es culpable, pero que el Congreso ya no puede hacer nada.

La estrategia les apunta a dos cosas: a recoger la preocupación de los republicanos, que vieron en la toma del 6 de enero un peligroso descenso de su partido hacia el autoritarismo, y a recoger a la gran mayoría del partido, que se encuentra en este momento cooptado por Trump. Mejor dicho, con cara gana y con sello también. McConnell caminó por una delgada línea en la que cree que está satisfaciendo las expectativas de los dos grupos en su partido.

En Ciencia Política se les denomina partidos atrapatodo (catch-all) a aquellos que alojan preferencias políticas diversas y muy variadas en su interior, privilegiando su capacidad de abarcar muchos sectores por encima de la necesidad de ser ideológicamente cohesivos. Hay también políticos atrapatodo: son aquellos que toman decisiones intentando satisfacer a la mayor cantidad de sectores posible, aunque en ello pierdan coherencia y a veces despisten a sus bases.

Doy otro ejemplo: Duque emite un estatuto de protección temporal para regularizar a los migrantes venezolanos y con esta acertada y encomiable decisión busca facilitar la protección a los derechos humanos de los migrantes. Sin embargo, desconoce la sistematicidad de los asesinatos de líderes sociales en el país y de las masacres que siguen azotando a la población civil en zonas de conflicto. Para resaltar la contradicción, el lunes fue anunciada la política de protección a migrantes, y el martes Human Rights Watch dio a conocer un informe en el que asegura que el Gobierno ha fracasado a la hora de proteger los líderes: desde el 2016, año en que se firmó el acuerdo de paz, han sido asesinados 400 líderes defensores de derechos humanos.

La estrategia del político atrapatodo es quedar bien con todo el mundo. No se trata de tomar decisiones o construir posiciones moderadas o de centro, sino de satisfacer un día a unos y otro día a los otros, presumiendo que nadie está interesado en la contradicción. Se trata de tener credenciales a disposición para mostrar avances en todos los frentes, tanto en aquel que busca garantizar los derechos como en aquel que quiere volver trizas los acuerdos. Se trata, en síntesis, de tener una careta para cada función.

Sandra Borda G.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.