Adiós, ‘Noticias Uno’

Adiós, ‘Noticias Uno’

Los medios colombianos están metidos en un torbellino que parece estarlos llevando a su destrucción.

02 de septiembre 2019 , 07:00 p.m.

Los medios masivos dejaron de ser masivos. Yo, debo confesar, no me veo un noticiero nacional completo hace muchísimo tiempo. Muy rara vez reviso los clips sobre noticias de mi interés en internet, pero no he sintonizado un canal nacional de televisión hace años. Constantemente les pregunto a mis estudiantes sobre sus hábitos de consumo informativo y su respuesta es la misma: se enteran por redes sociales, pero difícilmente prenden un televisor a la hora del noticiero –como lo hacían las familias hace años– y mejor ni les cuento cuánto les atrae escuchar radio o leer periódicos.

Frente a esta desbandada, uno se hubiese imaginado que los medios reaccionarían reinventándose, diversificándose y atendiendo a los más recientes patrones de consumo informativo de las nuevas generaciones. Pero eso no ha pasado y por eso terminaron quedándose con las audiencias de toda la vida y sin la posibilidad de atraer a las nuevas.

También hubiesen podido aumentar y diversificar sus audiencias si hubiesen dado un salto grande en materia de la calidad de la información que difunden. Ese fue el camino por el que optó The New York Times, y le funcionó bien. Pero aquí es difícil que eso suceda: con la crisis de las audiencias viene la crisis de pauta, sin plata es difícil mejorar la calidad, sin plata normalmente lo que viene son despidos y, entonces, pasa todo lo contrario: un desplome en materia de la calidad de la información, del análisis y del periodismo investigativo. Y pocos están dispuestos a pagar para consumir periodismo mediocre.

El resultado obvio es una ciudadanía desinformada, sujeta al vaivén de las redes sociales, de sus rumores y de sus noticias falsas

Los medios colombianos están metidos en un torbellino que parece estarlos llevando rápidamente a su destrucción o, por lo menos, a su irrelevancia. Y quienes dicen que no importa, que las plataformas los están sustituyendo y lo harán mejor, están equivocados. Los pódcast, los medios electrónicos y, en general, los medios alternativos en Colombia, con muy pocas excepciones, son por ahora el lugar de difusión de opiniones que no caben en los medios tradicionales y nada más. Allí, todavía no se investiga porque tampoco hay recursos. Así que cifrar nuestras esperanzas en un país más y mejor informado gracias a esos medios es, por ahora, un acto de ingenuidad.

Y para acabar de completar un panorama ya preocupante, los medios se convirtieron en las víctimas favoritas de los ataques provenientes de los populismos de derecha y de izquierda. Los políticos de ese tipo, que quieren todo el tiempo cubrimiento favorable, son también responsables de lo que pasa. En su intento demagógico por tener siempre la razón, se han dedicado a minar la legitimidad de la labor periodística y han sido parcialmente exitosos.

Frente a estos ataques y a la crisis más estructural, medios como Noticias Uno resisten tanto como pueden. Otros deciden bajar el tono, sacar a las fichas incómodas y tratar de no enojar al poder de turno. Los primeros resisten solos y en medio de un esquema de negocios con pocas posibilidades de prosperar. Los obsecuentes siguen ahí, cada vez con menos credibilidad, menos audiencia, menos recursos y caminando lenta pero contundentemente por la espiral que los llevará a la marginalidad.

El resultado obvio es una ciudadanía desinformada, sujeta al vaivén de las redes sociales, de sus rumores y de sus noticias falsas. Un mundo en donde los periodistas y analistas son sustituidos por tuiteros e influencers que no le rinden cuentas a nadie y que se creen, cada uno y por sí solo, un medio de comunicación en sí mismo. Un mundo en donde nadie investiga ni verifica. Un mundo en donde el interés por el equilibrio, la rigurosidad y el análisis desaparecen y son sustituidos por la indignación fácil, el activismo superficial y la levedad en el trato de los datos.

Un mundo hecho de mentiras.

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.