Vergüenza nacional

Vergüenza nacional

La malnutrición es un problema global responsable de una de cada tres muertes infantiles en el mundo

24 de agosto 2018 , 12:00 a.m.

Cuando leo que este año han muerto 321 niños por desnutrición y aproximadamente 54,2 de cada 100 hogares se encuentran en inseguridad alimentaria, me siento tan culpable como los que han robado la plata del Plan de Alimentación Escolar (PAE). 

Tan culpable como los violadores, como los asesinos de nuestra infancia indefensa, como los brutos que no entienden que estamos criando una nación de discapacitados porque es en los primeros años cuando una desnutrición crónica causa disminución del crecimiento, ya que no alcanzan la altura recomendada para su edad y se afecta su capacidad cognitiva e intelectual.

Ante la cifra vergonzosa de uno de cada diez niños de Colombia que sufre de este mal, los gobiernos, ojalá, o los padres de familia deben entender que no solo daña su futuro, sino también el del país. Según Unicef, la malnutrición es un problema global responsable de una de cada tres muertes infantiles en el mundo: subalimentación, deficiencias alimentarias de vitaminas y minerales esenciales.

Ante la cifra vergonzosa de uno de cada diez niños de Colombia que sufre de este mal, los gobiernos, ojalá, o los padres de familia deben entender que no solo daña su futuro, sino también el del país.

Por eso, cuando la Cámara de la Industria de Alimentos de la Andi y la Asociación de Bancos de Alimentos de Colombia (Abaco) lanzaron en Cartagena la Alianza por la Nutrición Infantil en Colombia, me pareció un milagro y una luz en el futuro de nuestros niños y del país mismo. Esta alianza busca erradicar la malnutrición infantil, es decir, tener un país mejor alimentado. Todos los niños de Colombia tienen derecho a una nutrición adecuada, y, aun cuando muchas de las industrias del sector alimentario tienen iniciativas relacionadas con el tema, es necesario un esfuerzo mancomunado para generar impacto por medio de esta alianza.

Entre las diez acciones ya definidas se encuentran la prevención y atención del bajo peso en la edad gestacional, el bajo peso al nacer, la desnutrición aguda y crónica y la obesidad; promover la lactancia materna y la protección de la madre gestante, apoyar el desarrollo de políticas públicas en materia nutricional, prevenir y reducir la pérdida de alimentos, fomentar la educación alimentaria, así como el consumo de frutas y verduras.

Un sueño hecho realidad, pues, como dijo Gabito en Estocolmo: “Una nueva y arrasadora utopía de la vida, donde nadie pueda decidir por otros hasta la forma de morir, donde de veras sea cierto el amor y sea posible la felicidad, y donde las estirpes condenadas a cien años de soledad tengan por fin y para siempre una segunda oportunidad sobre la tierra”.

SALVO BASILE

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.