Una clase magistral

Una clase magistral

Me impresionó la actitud positiva de mis estudiantes, quienes insistieron en la esperanza de mejorar

27 de junio 2019 , 07:00 p.m.

Cuando paró el bus en el caótico parqueadero, esquivando montones de basuras del mercado de Bazurto, comenzaron a bajar, uno a uno, más de veinte jóvenes millennials universitarios, participantes en el taller audiovisual de la Escuela de Verano de la Universidad Jorge Tadeo Lozano.

Para Alma de la Tierra y Cartagena Cómo Vamos, estaremos grabando un documental sobre el problema de la basura que ahoga a Cartagena a causa, principalmente, de la falta de una política eficaz del manejo de los desechos, de la casi inexistente educación cívica y de la falta de sentido de pertenencia de muchos de los cartageneros.

Naturalmente, trajimos seis cámaras de video en 25 maletas, que fuimos descargando con cuidado a la vista de tres señores agentes de policía, que son nuestra seguridad. Hoy, el plan de trabajo prevé una serie de entrevistas a funcionarios, vendedores, compradores y turistas –sí, turistas– en Bazurto. ‘El mercado, con todo para ser epicentro del turismo naranja’, titula el periódico El Universal, y el profesor Aníbal Madrid Pereira afirma: “En el mercado de Bazurto hay gastronomía, música y manifestaciones de nuestras costumbres, es como un clúster que se ha formado de manera natural en torno a nuestra cultura”. ¡Plop!

La falta de autoridad se ve en la caótica disposición de los puestos de venta, en la falta de un mínimo orden y la disposición de los residuos sólidos, que están apiñados en cajones

¡La jornada de grabación comenzó en el CAI de Bazurto, y el primer impacto de los estudiantes fue la invasión metódica del espacio público, vendedores ambulantes que con pocas piezas de fruta ocupan el lugar destinado a los carros y a los peatones y causan trancones monumentales; los agentes de policía que nos acompañaron en el recorrido nos explicaron que no pueden liberar el paso porque los vendedores se alejan cuando ellos se lo piden, pero se vuelven a poner en la calle cuando los policías se van.

La falta de autoridad se ve en la caótica disposición de los puestos de venta, en la falta de un mínimo orden y la disposición de los residuos sólidos, que están apiñados en cajones, donde la basura se desborda, sin diferenciación entre plásticos, cartones y orgánica, en una confusión primitiva que demuestra una falta de educación ambiental total.

Me impresionó la actitud positiva de mis estudiantes, quienes en todas las entrevistas insistieron sobre la esperanza, la esperanza de mejorar, que todos los entrevistados contestaban con sentido de positivismo, pero de desazón hacia el trabajo de las administraciones, aunque siempre fueron agradecidos sobre la importancia de tener un trabajo para mantener a sus familias. Bendito sea Dios.

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.