Un ecocidio anunciado

Un ecocidio anunciado

Esta mortandad ha provocado un movimiento ciudadano de todos los habitantes del barrio.

22 de agosto 2019 , 07:00 p.m.

Cuando desde el fondo del mar emergen flotando centenares, millares de peces ahogados por falta de oxígeno, significa que el ecocidio se ha cometido. Esta es la muerte de El Laguito, que no es una muerte natural sino un verdadero crimen anunciado.

La producción de sulfuro de hidrógeno, que se da en ausencia de oxígeno, conocida como “inversión térmica”, me explica Gilbert Thiriez, es un fenómeno que ocurre cuando el agua superficial se enfría de un solo golpe y aumenta su densidad, igualando la densidad del agua del fondo, que no tiene oxígeno, y en ese momento se invierten ambas aguas, causando el desastre.

Qué nos estará pasando a los cartageneros, que nos damos cuenta de los problemas cuando ya no hay solución. Así nos pasó con Acuarela, el edificio que afea la línea del bellísimo cerro de San Felipe, y así nos está pasando con El Laguito, este cuerpo de agua cegado, por el desinterés de una gran compañía que, con tal de tener una playa adjunta, no dudó un solo instante en cerrarle la entrada del agua santa del mar Caribe y transformarlo en un cementerio.

Qué nos estará pasando a los cartageneros, que nos damos cuenta de los problemas cuando ya no hay solución

Y la compañía, aunque sea de Hilton, es manejada por una junta directiva de cartageneros; ¿dónde estaba Raymundito, que tanto ha hecho por Cartagena?; ¿dónde estaba mi amigo Eduardo cuando se cumplió ese delito de lesa ‘marinidad’, como diría Rafa Mangle? ¿Dónde estaba yo? ¿Dónde estaban los habitantes de El Laguito que ahora se rasgan las vestiduras? ¿Dónde estaban las autoridades medioambientales y todos los alcaldes que han pasado como meteoritos inútiles? ¿Dónde estaban?

Bueno, no vamos a buscar culpables, sino soluciones. La meritoria Fundación Bahía me envía un documento muy importante con una posibilidad de rescate por medio de una bomba de baja pero continua presión que inyecte 500 litros por segundo de agua fresca, una operación que permitiría el recambio del agua en relativamente poco tiempo.

Otra posible solución la promete Álex Saer, delegado del Ministerio de Ambiente, luego de reunirse con las JAC, los directores de Cardique, EPA y un representante de la Alcaldía: una abertura definitiva de este cuerpo de agua.

Además de resolver la tragedia ecológica, esta mortandad ha provocado un maravilloso movimiento ciudadano de todos los habitantes del barrio, que se han unido en un solo abrazo para defender no solo el ambiente, sino la calidad de vida de todos y cada uno de nosotros. ¡Todo está bien si termina bien!

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.