Las garras sobre la ciudad

Las garras sobre la ciudad

Mediante corrupción, muchos han metido sus manos en el plan de ordenamiento territorial de Cartagena

26 de enero 2018 , 12:00 a.m.

Cuando Francesco Rosi, il professore, concibió esta película, galardonada con el León de oro de Venecia, corría el año de 1964, y la historia analizaba la especulación edilicia que estaba desfigurando una de las ciudades más bellas del mundo: mi ciudad, Nápoles. 

Este drama cuenta que, poco tiempo antes de las elecciones municipales, un edificio se derrumba, sepulta a unos obreros y deja herido a un adolescente. El constructor es un miembro del concejo que mediante corrupción ha metido sus manos sobre el plan de ordenamiento territorial. El actor Rod Steiger interpreta magistralmente a este personaje, parecido a muchos de carne y hueso que siguen haciendo de las suyas en todas nuestras ciudades.

Más de cincuenta años después –y esto demuestra la actualidad y la vigencia de la cinematografía de los grandes maestros italianos–, en otra de las ciudades más bellas del mundo, Cartagena, mi patria chica, se está representando la misma tragedia por la misma falta de amor patrio, la misma corrupción política y administrativa que hoy, además, está poniendo en serio riesgo el título honrosísimo de Patrimonio de la Humanidad.

Está en peligro la declaratoria –por la Unesco– de Cartagena como patrimonio de la humanidad debido al adefesio Acuarela, construido en el área de influencia del Castillo San Felipe.

Hace ocho meses, un edificio de apartamentos en el barrio Nuevo Bosque, construido con licencia falsa y materiales defectuosos, se derrumbó, llevándose en sus entrañas la vida de 20 obreros. En la zona, la máxima altura permitida es de 4 pisos, y esta construcción ilegal de los hermanos Quiroz ya iba en siete pisos. Esta tragedia anunciada causó una tempestad en la clase política cartagenera que se vio implicada, causó la caída y el encarcelamiento del alcalde Manolo, de su medio hermano y la investigación de todo el Concejo y, finalmente, la decisión del Alcalde (e) de investigar todas las licencias de construcción en la Ciudad. Un aviso perentorio del Fiscal General de la Nación y un controvertido estudio de la Universidad de Cartagena lo llevaron a declarar la calamidad pública y ordenar a los pobres inquilinos la evacuación forzada de 15 edificios de apartamentos, y acomodar a las familias en un coliseo de deporte, sin considerar la tragedia de la gente que no tiene ninguna culpa de la ineficiencia de nuestra autoridades.

Esta medida está suspendida, pero sigue el peligro manifiesto, como también está en peligro la declaratoria –por la Unesco– de Cartagena como patrimonio de la humanidad debido al adefesio Acuarela, construido en el área de influencia del Castillo San Felipe. ¿Dónde estaba el IPCC? ¡Averígüelo, Vargas!

SALVO BASILE

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.