La realidad emula la ficción

La realidad emula la ficción

¿Cómo es posible que a los mismos ladrones de las pechugas a $ 40.000 los hayan vuelto a contratar?

07 de septiembre 2018 , 12:00 a.m.

Cuando mi hijo Alessandro incluyó en su película 'El cielo' la escena de la esposa del político que corta por mitad unos panecitos mínimos para seguir dándoles a los niños de una escuela materna y pedirles fotos con cara de agradecimiento, le dije que me parecía una exageración. Pero el joven director me contestó: “Papi, ha pasado, pasa y seguirá pasando”.

Muy ingenuo yo, hasta que el otro día, increíble, me llegó un video en el que tres damas de la alta burguesía política ponen a unos niños en fila y les toman la foto con un plato servido, un solo plato, que después de tomada la gráfica se lo quitan al niño de turno y se lo pasan a otro para la nueva foto, hasta que un niño un poco más atrevido, o más hambriento, hace el gesto de no querer entregar su almuerzo, y entonces se ve la reacción casi violenta de las señoras, que por callar al atrevido le entregan solamente un vaso. Después, ya fuera de cámara, les sirven a los niños en la manito un pataconcito y otra fritura enchumbada.

Este es el Plan de Alimentación Escolar (PAE), en el cual se han encontrado facturas de pechugas de pollo a 40.000 pesos y varios millones en tamales y, por razones burocráticas, no les entregan el almuercito a los niños, causando así un aumento exponencial de la inasistencia a clases.

Los números de la inseguridad alimentaria de nuestra infancia son vergonzosos, y todos somos responsables.

La Fiscalía y la Procuraduría investigan a 40 alcaldes que no estarían proporcionando la alimentación escolar a 500.000 niños en sus ciudades. Además, el Auditor General de la república denunció que están embolatados casi 500.000 millones de pesos de ese programa. Las cuentas no cuadran.

Presidente Duque: ¿qué va a hacer con esto? ¿Cómo es posible que a los mismos ladrones de las pechugas a 40.000 pesos los hayan vuelto a contratar? ¿Será que nosotros somos tontos o seremos cómplices de este atraco a nuestra infancia? Usted es el presidente más joven de la historia de nuestra patria, y no puede permitir que sigan atentando contra nuestros niños. Lo invito a enrolarse en la guerra contra el hambre. Los números de la inseguridad alimentaria de nuestra infancia son vergonzosos, y todos somos responsables, usted a la cabeza. Lo invito o, mejor, le pido que tome cartas en el asunto y meta a la cárcel a los culpables de que nuestra infancia sea mal nutrida, mal desarrollada y no tenga oportunidad en la vida.

SALVO BASILE

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.