La muerte de un genio

La muerte de un genio

Si alguna vez un nombre fue sinónimo de bandas sonoras de películas, era Ennio Morricone.

09 de julio 2020 , 09:25 p.m.

Se fue Ennio, nos dejó el cielo. Así escribe mi primo Juan Lemaitre, admirador del más grande compositor de música para cine de toda la historia. Para no terminar de sorprendernos, el Maestro escribió su mismo obituario “Yo, Ennio Morricone, he muerto.

Estoy anunciando mi muerte a todos mis amigos que siempre han estado cerca de mí y a aquellos a quienes no he visto en mucho tiempo. Los saludo con gran afecto. Imposible nombrarlos a todos... Solo hay una razón que me empuja a enviarles mi despedida a todos ustedes de esta manera, y por la cual he decidido celebrar un funeral privado: no quiero molestarlos... Espero que entiendan cuánto los he amado...
Por último, pero no menos importante, María, a quien renuevo el extraordinario amor que nos ha mantenido unidos y que realmente lamento habernos ido. Le envío mi despedida más dolorosa”.

Con su amada María vivió feliz durante 71 años.

Con Ennio Morricone tuve el placer y el grandísimo honor de trabajar en 4 películas. La primera, 'Érase una vez en el Oeste', de Sergio Leone. La segunda, 'Érase una vez en América', siempre de Leone. La tercera, de Gillo Pontecorvo, 'Quemada'. Y la última, de Roland Joffé, 'The Mission'. En las cuatro la música juega un papel tan protagónico como los grandes actores que interpretaron sus roles. Henry Fonda, Charles Bronson, Robert de Niro, Jeremy Irons, Marlon Brando. Si alguna vez un nombre fue sinónimo de bandas sonoras de películas, era Ennio Morricone.

Aunque Hollywood solo en 2007 recompensó a Morricone con un premio de la Academia, un Óscar honorario, luego de haber sido nominado en cinco ocasiones sin ganarlo, sus arreglos para 'El bueno, el malo y el feo' (1966), 'Érase una vez en el Oeste' (1968) y 'The Mission' (1986) se encuentran entre los más conocidos y más exitosos jamás escritos.

En 2016 ganó el Óscar a la mejor música original por su trabajo en la película 'Los ocho odiosos', de Quentin Tarantino. Su música “era imposible de clasificar. Su producción parecía abarcar todos los géneros principales concebibles, incluyendo comedia, drama, romance, horror, sátira política y épica histórica”. Películas como 'Cinema Paradiso' deben buena parte del éxito a la partitura maravillosa que con pocas notas despierta en el espectador unos sentimientos de saudade de entrañable nostalgia, que se reflejan en la taquilla, como su sinfonía de 'El bueno, el malo y el feo', que estuvo por más de un año en las primeras clasificaciones mundiales y vendió varios millones de ejemplares. ¡Se fue el genio y nos dejó el cielo!

Salvo Basile

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.