Secciones
Síguenos en:
La libertad de perder

La libertad de perder

Nos faltó poco para entrar en el club de los dorados. Lo claro es que el apoyo al deporte vale oro.

05 de agosto 2021 , 08:00 p. m.

Cuando el etíope Abebe Bikila, a pies descalzos, ganó el oro en la histórica maratón de las Olimpiadas de Roma en el año de gracia de 1960, comenzamos a preguntarnos cuánta influencia tienen las condiciones sociales, económicas, políticas que permiten a países del tercer mundo enfrentarse de tú a tú a gigantes como EE. UU., Rusia, China y, muchas veces, ganarles.

Analicemos el cuadro de medallas de estas sanitizadas Olimpiadas Tokio 2020. China le está ganando a EE. UU. y Colombia está en el puesto 68. Siempre nos pasa lo mismo, hacemos cuentas alegres antes de comenzar y al final la realidad es otra. Tengo un respeto infinito para nuestros atletas, me emociona cuando veo el tricolor colombiano flamear en el puesto de honor, y para suavizar síndrome de abstinencia del oro poseo la condición privilegiada de la doble nacionalidad, que me hace gozar las medallas italianas, que son también mías.

Pero cómo explicar que países con problemas estructurales insoportables y de abastecimiento produzcan tantos superatletas: recuerdo un viaje de leyenda a la isla de Cuba que hice con Jaime Lequerica, Gómez Agudelo, Pacheco y Bernardito Romero.

Con el doctor Gómez, Pacheco y Bernardito le hicimos una entrevista en profundidad a Teófilo Stevenson, pugilista de peso máximo, campeón olímpico; con Jaime Lequerica, el director de Cromos, experto en el deporte de Fidias, como diría él, la pregunta insistía en buscar una condición de sumisión ante la falta de libertad individual, entrenamiento casi militar, alguna imposición del régimen, pero, nada: él nos dijo que tenía casa, su futuro asegurado junto con su familia. Dos hermanos en la universidad y una vida llena de deporte y amistades. Así que por este lado, ninguna opresión castrista. Y que cuando lo llamó el promotor de moda, el loco cabellón Don King, para firmarlo y pasarlo al profesionalismo, aunque tenía permiso de movilizarse, él se quedó, prefirió la santa paz del régimen a la locura del profesionalismo capitalista.

Pero entonces, vamos para la China. Al día de hoy conduce la justa con una ventaja de 7 oros sobre los gringos. Y Cuba es la primera nación iberoamericana arriba de Colombia, España, Brasil Argentina, ¿qué tal esto para el castrochavismo? Y qué tal los jamaiquinos, Venezuela, las Bermudas y Ecuador, bañados en oro. A nosotros nos faltó un tantico para volver a entrar en el club de los dorados, pero lo claro es que el apoyo al deporte vale oro.

SALVO BASILE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.