El hambre, un pecado de todos

El hambre, un pecado de todos

Vamos a recoger todos los alimentos que podamos para aliviar a nuestra población más vulnerable

05 de octubre 2018 , 12:00 a.m.

Cuando el obispo de Cartagena, monseñor Jorge Enrique Jiménez, convocó a unas fuerzas vivas de la ciudad en un desayuno en la espléndida sede de la Fundación Surtigás, en El Cabrero, la sorpresa mayor fue que no alcanzaron las sillas para sentar a todos los acudientes. Sorpresa y satisfacción de la directora del Banco de Alimentos de la Arquidiócesis, Sandra Rhenals, que lanzó en esa ocasión la primera Alimentatón nacional para conmemorar el Día de la Alimentación, que es el 16 de octubre.

La asistencia fue nutrida y de alto nivel. La primera dama de Cartagena, doña Eliana Bustillo; el presidente de la junta de la Casa del Niño, el doctor Jaime Trucco; Juan Gossain, siempre pendiente de las necesidades de su patria chica; los rotarios, los representante del mercado de Bazurto, Fenalco; Jairo Vélez, de Harinera Tres Castillos; el párroco de Santa María del Mar, nuestra nueva parroquia en el barrio El Laguito; las cámaras del Canal Cartagena; el gerente de RCN, Hans Londoño; el columnista y líder cívico Gabriel el ‘Indio’ Rodríguez y mis primas adoradas Viviane, Carmenza, Matilde Elena y Clara Victoria.

¡Sí, veintiséis mil setecientas toneladas a la basura diariamente; un país donde se desperdician 9,76 millones de toneladas por año!

Así que del 16 al 20 de octubre, en 16 ciudades del país se va a armar la grande. Vamos a recoger todos los alimentos que podamos para aliviar, aunque sea mínimamente, el hambre que acecha a nuestra población más vulnerable. Todos mis colegas actores y cineastas se han comprometido a ayudar a esta causa contra el hambre, que es la peor vergüenza para cada uno de nosotros. O si no, miren la primera página de EL TIEMPO de este jueves.

Dos tribus indígenas peleándose a muerte el derecho de comer en el basurero de Puerto Carreño, mientras que en el país se botan a la basura 26.700 toneladas de comida a diario. ¡Sí, veintiséis mil setecientas toneladas a la basura diariamente; un país donde se desperdician 9,76 millones de toneladas por año! Y a nivel global, la situación es todavía más álgida: el número de hambrientos en el mundo ha aumentado otra vez, superando los 800 millones de seres humanos que se acuestan sin haber probado bocado.

Y cuando, en aquel desayuno, comenzamos una ronda de donaciones, la primera dama ofreció una bonita suma, pero tuvo que aclarar que lo hacía a título personal porque en la Alcaldía de Cartagena no había un rubro específico para el hambre. Así es Colombia: un país donde las leyes están escritas por ángeles y ejecutadas por diablos.

SALVO BASILE

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.