Habrá más muertos

Habrá más muertos

El engendro que crearon supone una amenaza real y grave, máxime con el respaldo de Maduro.

11 de septiembre 2019 , 07:00 p.m.

No puedo creer que no supieran en qué andaban ‘Márquez’ y sus secuaces, si hasta yo conocía la decisión del ‘Paisa’ de seguir matando y traqueteando. Llevaban un año planificando todo, y la cúpula del partido ¿no veía nada?

Y ahora, ¿cómo adivinamos cuáles exguerrilleros todavía juegan a los dos bandos? ¿Quién tiene un pie en ‘Márquez’ y otro en Timochenko? Con su anuncio público, el número dos de las Farc dejó a sus antiguos compañeros a los pies de los caballos. Una cosa son los congresistas, que están en Bogotá y viven rodeados de escoltas, y otra, bien distinta, lo que afronta su gente en la provincia, máxime en las zonas donde reinan grupos criminales de distinto pelaje.

Me gustaría preguntarle a la cúpula del partido: ¿han hablado con los subalternos de confianza de ‘Romaña’, ‘Wálter Mendoza’, el ‘Paisa’, el ‘Zarco’, por citar solo a los cuatro terroristas más avezados? ¿Podemos tener absoluta garantía de que no cambiarán de bando?

Algún día, Timochenko y la vieja guardia ‘fariana’ deberán contarle al país la razón de que decidieran o permitieran, estando en Cuba, dejar una disidencia en el terreno y cómo luego se distanciaron. Es indudable que la mayoría de los desmovilizados rompieron lazos con los reincidentes, pero el mal está hecho y el engendro que crearon supone una amenaza real y grave, máxime con el respaldo sin disimulos de Maduro y sus mafiosos. No se fueron unos pintados en la pared, sino guerrilleros con prontuarios de récord.

Estoy convencida de que Timochenko y su entorno (que deben de andar temblando, saben que esos los odian) son sinceros cuando aseguran que jamás darán un paso atrás. Pero no basta con sus palabras de repudio. Llegó el momento de aportar. Que comiencen por depurar sus filas, señalar a los caballos de Troya. Por ejemplo, ‘Jaime Barragán’ y el ‘Tato’, de la Jacobo Arenas, ¿en qué andan?

También, que colaboren en desmantelar rutas y redes del narcotráfico, cuyas entrañas conocen, estuvieron años trabajando con narcos y el ‘cartel de los Soles’. Así ayudarían en la titánica tarea de asfixiar las finanzas de las disidencias y demás bandas delincuenciales.

Porque el panorama no puede pintar más enredado de cara a los comicios de octubre.
No recuerdo tal variedad de empresas criminales, unas falsas (‘cartel de Sinaloa’ y ‘Águilas Negras’) y otras reales, firmando panfletos amenazantes en todo el país. Van seis candidatos asesinados desde que arrancó la campaña, y la sangre no dejará de correr. Resulta imposible proteger a miles de aspirantes en zonas bajo control de grupos armados, en un proceso electoral con demasiados intereses sucios y corrupción salvaje. Y en cuanto a las alertas tempranas, salvo las muy concretas, son un mero saludo a la bandera.

Sabemos que los del Centro Democrático son objetivo de las disidencias, igual que cualquier postulante que se atreva a confrontar al grupo armado de su zona o pueda vencer a sus elegidos, y los que se nieguen a dar el 20 por ciento o más de la contratación si gana.

Para contrarrestarlos, de las FF.MM. no esperemos milagros. Con menos tropa que nunca, sin plata ni para gasolina, una Inteligencia casi que desmantelada, la moral por los suelos y un ministro que no despierta respeto ni confianza. No importa que el verdadero culpable del desastre sea Santos. A Duque le toca actuar y hacerlo rápido.

Lo primero sería cambiar de ministro por alguien de carácter, que sepa de defensa, carezca de ambiciones políticas, sea capaz de mantener a los generales troperos y diseñe una manera distinta de enfrentar un virus que ha mutado. Las disidencias, aliadas del Eln, ahora reclutan venezolanos y adolescentes colombianos, pagan salario y rara vez se agrupan en campamentos, salvo cerca de la frontera o en Venezuela.

Supongo que ‘Márquez’, de discursos cursis y delirantes, dejará el terrorismo en manos de su íntimo el ‘Paisa’, el más sanguinario, y que en su momento darán un gran golpe de presentación. Mejor dicho, volvieron las Farc-Ep, ¿o nunca se fueron del todo?

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.