Carta al jefe de ‘Pablito’

Carta al jefe de ‘Pablito’

A usted le paran bolas porque su banda criminal alberga a muchos que matan, secuestran y extorsionan

30 de enero 2019 , 07:00 p.m.

Creo que debieron cumplir los protocolos, así los firmara un gobierno que insultaba a quienes lo contradecían. Pero tampoco es para hacer una tormenta en un vaso de agua. Si no los cumplen, vale cinco.

En estos momentos resultaría incomprensible que las FF. MM. detuvieran sus acciones 72 horas para que quienes estaban en Cuba, tomando el pelo a los colombianos, regresen frescos al monte. Bueno, al monte por decir algo porque la mayoría de ellos, si no todos, olvidó hasta el color de los árboles. ¿O acaso ‘Pablo Beltrán’ vivía en un cambuche selvático?

Al margen de ese debate, lo que fastidia son las lágrimas de cocodrilo de líderes elenos. Dizque no sabían de la planeación y les disgustó un poquito el atentado que mató a veintiún cadetes. Además de matones, cínicos.

Vamos a ver, jefe ‘Gabino’, si nos aclaramos. ¿Se ha preguntado por qué, cuando los recuerdos se enfríen, escucharemos voces que exijan la reinstalación de la mesa habanera para tomar ron y echar carreta? ¿Por qué cree que lo harán? ¿Por ser ustedes unos visionarios? ¿Por sus aportes al progreso de los pueblos? ¿Por sus ideas castristas?

Le tengo la respuesta: salvo sus aliados de siempre, el resto pedirá negociar lo que sea y como sea, con tal de que dejen de cometer crímenes. A usted le paran bolas solo porque su banda criminal alberga a muchos “Pablitos” que matan, secuestran y extorsionan. Y porque no hay manera de acabarlos por la endemoniada geografía colombiana, el chavismo que los protege y los necesita ahora más que nunca y la corrupción nacional que devora dineros públicos.

Le recuerdo que su ‘Pablito’ del alma, a quien incorporaron al Coce por sus méritos terroristas, logró salir de la cárcel gracias a sobornos que conocedores del caso calcularon que rondó los 4.000 millones de pesos.

Un detalle del atentado en la Escuela me confirma que ‘Pablito’ quería dejar nítida la autoría del Eln. De otra manera no se entiende que uno de los suyos cargue la bomba en un carro comprado a su nombre. Era la manera de gritarle al mundo: “Sí, fuimos nosotros, ¿y?”.

En eso le doy la razón. ¿Y qué si fueron ellos? En unos años estarán pontificando desde el Congreso gracias a esa tesis tan falaz como populista de “mejor que echen discursos que balas” y que reduce el valor de la vida a la nada.

Hace ahora un año ustedes iniciaron otra de sus campañas proselitistas en el Catatumbo, una de tantas destinada a sembrar miseria y terror allá por donde pasan. Pero fracasaron. Creyeron que podrían aniquilar al Epl en un santiamén, y resulta que sus examigos y ahora nuevos mejores enemigos demostraron que ellos, aun sin ‘Megateo’, conservan poder. Y que son idénticos a ustedes, dos gotas de agua de la misma cloaca: revolucionarios de pacotilla con disfraz y discurso paquidérmico, propios de un carnaval de quinta.

Debería admitir, ‘Gabino’, que la guerra con el Epl no es de ideas ni de conquistas sociales. Solo disputan a muerte los millones de esa coca que Juan Manuel Santos permitió que creciera al infinito para su mayor gloria.

Además, no sé cómo pueden dárselas de políticos cuando caen en la ignominia de comprar a una mujer y mantenerla cautiva para cambiarla por plata. Unos delincuentes secuestraron a Diana Toro, de 43 años, en la puerta de su casa en Amagá, y se la vendieron a alias Samir, comandante en Chocó. Ya supera los cuatro meses cautiva la madre de tres menores de edad, trabajadora incansable en su carnicería.

Si usted no fuese un cobarde y le quedase un ápice de dignidad, admitiría que su vida ha sido un desperdicio, una desgracia para sus semejantes. Cuando muera, de su recuerdo solo quedarán los crímenes que cometió la banda que usted dirige desde la comodidad del santuario, los ríos que anegaron, los sueños que destruyeron, las vidas que segaron. Ni una pinche escuelita construyeron, ni una vivienda para ancianos desamparados ni un centro de salud precario. Qué desgracia que aún existan.

Sal de la rutina

Más de Salud Hernández-Mora

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.