A Matador y al hijo del mono ‘Jojoy’

A Matador y al hijo del mono ‘Jojoy’

Me parece extraña la actitud de Matador frente al idiota que le envió un mensaje amenazante.

25 de septiembre 2019 , 07:26 p.m.

No me gustó ni cinco la carta del hijo del ‘Mono Jojoy’. No dudo lo más mínimo de que sea un joven reinsertado en la sociedad, sin intención de unirse a los matones que volvieron a tomar las armas

Pero encuentro nefasta la costumbre, que inició el retoño de Pablo Escobar, de elevar a los altares, con un orgullo desmesurado, a un papá que ejerció la criminalidad de manera despiadada. Que lo piense el hijo en privado, está en su derecho. Escribirlo en un periódico es insultante para muchas víctimas que siguen esperando arrepentimiento sincero y verdades.

Entre otros recuerdos, reproduce una de las frases que, según cuenta, le legó su progenitor: “Amor con amor se paga, tal como usted me enseñó”. Por desgracia, para incontables colombianos, el amor del jefe militar de las Farc –traducido en que no los matara ni secuestrara– solo lo compraban con bultos de plata.

“En ocasiones es muy difícil que hablen tanto cuando ni siquiera lo conocieron”, se queja el vástago en su misiva. Siento decirle que nada refleja mejor el alma del ser humano que sus obras. Y las que conocimos fueron, entre otras, displicencia y soberbia al dirigirse a un grupo de torturados en las selvas; la Ley 002, que tanto espanto sembró, y la desalmada orden de asesinar a secuestrados que pretendieran rescatar.

También señala que, para su padre, “nunca debe ser el miedo lo que origine nuestras acciones”. ¿Acaso no pretendían generar terror con atentados como el de El Nogal?

En lo que coincido es en su frase de que “cada vez son menos los que quieren la guerra”. Antes era Colombia entera la que ansiaba la paz, excepto guerrilleros, paramilitares, mafiosos y uniformados y políticos degenerados. Hoy somos más porque el hijo de ‘Jojoy’ y tantos otros cruzaron a la orilla de quienes nunca aceptamos imponer ideas con el poder de las armas.

Tampoco resultaron convincentes las palabras de Timochenko ante la JEP sobre secuestros. Eso de calificar “las retenciones de civiles” de “una desafortunada práctica” resulta frustrante. No aprendieron nada en todos estos últimos años si siguen creyendo que someter a miles de personas y a sus familias a pesadillas infrahumanas solo merece la calificación de “desafortunada”.

Por todo eso, aún me parece más extraña la actitud de Matador frente al idiota que le envió un mensaje amenazante en abril del año pasado y hace poco fue condenado a 38 meses de prisión. El sujeto deseó muy al principio pedirle perdón en público, en privado, de rodillas, en donde lo citara, por su “terrible error”. Matador rechazó el ofrecimiento, y la película siguió por un derrotero absurdo. Anuncios grandilocuentes de la Fiscalía, captura del tipo con parafernalia y la mencionada sentencia.

De acuerdo en que nadie medio normal manda estúpidos y violentos mensajes, no solo a Matador sino a unos magistrados, y merecía recibir una lección. Pero hicieron una tormenta en un vaso de agua porque ese sujeto no suponía amenaza alguna, salvo para él mismo y el Centro Democrático, partido al que pertenecía y que lo expulsó.

Durante meses, y casi que a diario, Matador dibujaba una paloma de la paz y a Santos como el gran redentor. Aunque es libre de pensar y hacer lo que le dé la gana, faltaría más, sigo sin entender que no aceptara la petición inicial de clemencia del autor, que habría detenido la bola de nieve judicial, generosidad que los partidarios del proceso de paz requieren de las víctimas de crímenes atroces como el secuestro, incluso antes de que confiesen.

Solo cuando ya era inevitable la condena, lo perdonó. Por eso encuentro incoherente predicar la política de reconciliación y no cárcel, y no practicarla, máxime en un líder de opinión como el gran caricaturista.

P. D.: Tulio Mosquera, candidato a la alcaldía de Alto Baudó, sigue secuestrado por el Eln. Se lo llevaron el 24 de agosto, cuando hacía campaña. Más que “una práctica desafortunada”, es un crimen abominable. Hasta que lo liberen, no pueden celebrar elecciones en su pueblo del Chocó.

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.