Secciones
Síguenos en:
Debemos enfocarnos en la gente

Debemos enfocarnos en la gente

Los avances logrados son tan solo el comienzo del largo camino para revertir el daño de la pandemia.

10 de octubre 2021 , 09:26 p. m.

La ratificación del grado de inversión por parte de la calificadora Moody’s, la reducción en agosto de la tasa de desempleo, la recuperación de los precios de las acciones en la Bolsa de Valores y el aumento de la confianza del consumidor, que mide Fedesarrollo, son, además de noticias muy alentadoras, una buena señal de que la recuperación económica va por buen camino.

De igual forma, es muy positiva la revisión al alza, por parte del Banco Mundial, de la tasa de crecimiento de Colombia para 2021, de 5,5 a 7,7 %, así como de las proyecciones para los años 2022 y 2023, superiores todas a las tasas de crecimiento promedio estimadas para América Latina y el Caribe para estos mismos años.

Ahora bien, estos buenos resultados no son producto del azar, sino de los esfuerzos que desde el comienzo de la pandemia vienen realizando tanto el Gobierno como el sector privado para preservar el tejido empresarial y el empleo formal. El Gobierno haciendo lo suyo, facilitando el acceso a recursos de crédito y subsidiando parte de la nómina, y las empresas ajustándose a las nuevas condiciones, mejorando su eficiencia con creatividad y un mayor uso de tecnología.

Además de revertir el daño que causó la pandemia, debemos generar las condiciones para crecer de forma sostenible hacia adelante

Lograrlo implica invertir en mejorar la capacidad productiva de la gente

No obstante, ahí no para la tarea. Los avances logrados son tan solo el comienzo del largo camino que debemos transitar para revertir el daño causado por la pandemia en lo económico sí, pero sobre todo en los indicadores sociales y poder avanzar para alcanzar las altas tasas de crecimiento que se requieren para reducir la pobreza, que ha alcanzado niveles realmente preocupantes.

Es igualmente alarmante el impacto negativo de la no presencialidad sobre el proceso de aprendizaje de la generación que se está formando y, particularmente, sobre los más necesitados. De acuerdo con varios estudios, los estudiantes que abandonan la escuela o que experimenten reducciones significativas en el aprendizaje alcanzan menores niveles de productividad y de ingresos durante toda su vida.

Debemos enfocarnos para revertir este daño. De lo contrario, el impacto sobre la productividad laboral por la pérdida de capacidad productiva de estos jóvenes terminará frenando el potencial de crecimiento de la economía. El país pierde, ellos también, y se perpetúa el círculo vicioso de la pobreza y la inequidad.

La salud también merece una atención especial. A los problemas de salud física se suman los de salud mental que deja la pandemia y que afectan a toda la población, incluyendo a niños y niñas.

Además de las tareas ya mencionadas, es fundamental mejorar las condiciones del mercado laboral. Si bien la tasa de desempleo a nivel nacional se viene reduciendo y se acerca a la de antes de la pandemia, es inaceptable que la tasa de desempleo de las mujeres, de 18,1 %, supere en 7,5 puntos porcentuales a la de los hombres. Y, pero aún, que de los 15,7 millones de personas inactivas –es decir, que no forman parte del mercado laboral– 66 % sean mujeres que se dedican a oficios del hogar. Una problemática que debe atenderse con capacitación y con la implementación de una política del cuidado bien estructurada.

La reactivación económica va bien, pero no podemos dormirnos en los laureles, pues la tarea apenas comienza. Además de revertir el daño que causó la pandemia, debemos generar las condiciones para crecer de forma sostenible hacia adelante. Lograrlo implica invertir en mejorar la capacidad productiva de la gente. Esto es en educación, salud y mejores condiciones laborales.

Estos son temas cruciales sobre los cuales deberíamos estar debatiendo los colombianos, y la campaña presidencial es una magnífica oportunidad para que los candidatos hagan propuestas concretas al respecto.

El debate está abierto.

ROSARIO CÓRDOBA GARCÉS

(Lea todas las columnas de Rosario Córdoba Garcés en EL TIEMPO, aquí).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.