Secciones
Síguenos en:
De lo que nos estamos perdiendo

De lo que nos estamos perdiendo

Con el informe de la Misión recobra vigencia la relevancia de la internacionalización.

16 de agosto 2021 , 01:58 a. m.

Muy oportuna resulta la presentación reciente del Informe de la Misión de Internacionalización, cuyas recomendaciones se centran en la utilización del comercio exterior como herramienta para mejorar el ingreso per cápita de los colombianos, equivalente hoy a un 25 % del ingreso en Estados Unidos. Recomendaciones que además deberían ser incorporadas a las agendas programáticas de los precandidatos y candidatos a la presidencia, ya que lograr un mayor crecimiento económico es lo que más necesita Colombia en este momento.

Con el informe de la Misión recobra vigencia la relevancia de la internacionalización, no solo como parte de la solución de problemas estructurales sino también para poder aprovechar las nuevas oportunidades que surgen del cambio climático y el uso de energías limpias, la digitalización y facilitación del trabajo remoto, así como de la polarización entre China y Estados Unidos, que cambia la arquitectura de las cadenas globales de valor y propicia el ‘near shoring’.

Aumentar el ingreso per cápita, como pretende la Misión, implica cerrar la brecha tecnológica frente a los líderes mundiales, para lo cual es necesario mejorar el conocimiento productivo –incorporado en bienes y servicios, codificado en fórmulas patentes, etc., y ‘know how’– para transformar el mundo físico y social.

Más que inventar, la Misión recomienda, con toda razón, acelerar los procesos de adopción y adaptación de tecnología existente en el mundo, algo en lo que a Colombia se encuentra bastante rezagada. De hecho, en la última medición del índice global de competitividad del Foro Económico Mundial en 2019, el país obtuvo un puntaje de 36,4 sobre 100 en el pilar que mide esta capacidad.

Ojalá las recomendaciones que hace la Misión de Internacionalización y las líneas de acción que sugiere sean tenidas en cuenta e implementadas, y no terminen pospuestas y archivadas como tantas otras

Entre los cinco canales que la Misión explora para acelerar estos procesos está el mejoramiento tecnológico a través del fortalecimiento del ecosistema de innovación, de modo que permita la adopción y la adaptación de tecnología global a las necesidades del sistema productivo colombiano.

Este, que es un anhelo de siempre, sin embargo, ha sido difícil de lograr. Pese a dos misiones de sabios y a la Ley 1286 de 2009, ha sido imposible que la ciencia, la tecnología y la innovación se conviertan en una palanca transversal y estructural del desarrollo económico y social. El sector académico se mantiene poco conectado con el sector productivo y son pocos los esfuerzos que hace para la difusión y adopción de conocimiento por parte de la sociedad y la economía.

Ahora bien, del resto de canales que explora la Misión, el más novedoso quizás es el relacionado con la inmigración y la diáspora de colombianos en el exterior. Inmigración para asegurar el acceso al talento mundial necesario para mejorar la competitividad, y diáspora para facilitar la inserción en los flujos internacionales de conocimiento, inversión y comercio.

De otra parte, el rezago tecnológico de las empresas nacionales, la poca inversión extranjera directa de eficiencia que transfiere conocimiento y la baja participación en las cadenas globales de valor mencionados en el informe son el resultado de lo poco que se ha hecho para acelerar la internacionalización de la economía. Unas veces por falta de compromiso y liderazgo y, otras, por la insistencia de muchos en mantener un ‘statu quo’ que los beneficia, pero que resulta costoso en términos de productividad, crecimiento económico, aprendizajes que se derivan del comercio e incluso en bienestar de la población.

Ojalá las recomendaciones que hace la Misión y las líneas de acción que sugiere sean tenidas en cuenta e implementadas, y no terminen pospuestas y archivadas como las de tantas otras misiones. El proteccionismo jamás será la solución para salir de la pobreza.

ROSARIO CÓRDOBA GARCÉS

(Lea todas las columnas de Rosario Córdoba Garcés en EL TIEMPO aquí).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.