Secciones
Síguenos en:
De disrupción en disrupción

De disrupción en disrupción

Podría pensarse que todo vuelve a ser igual, pero no, de la pandemia y sus efectos aún no salimos.

24 de octubre 2021 , 10:00 p. m.

Desde el inicio de la pandemia, a comienzos de 2020, hemos ido atravesando diferentes etapas a la vez que nos hemos ido acostumbrando a convivir con el virus. Gracias a la vacunación, los países han reabierto sus economías, la gente ha vuelto a salir a la calle, a viajar, a gastar y divertirse, e incluso muchas personas han vuelto al trabajo presencial. Podría pensarse que todo vuelve a ser igual a como era antes, pero no, de la pandemia y sus efectos aún no salimos.

Basta con revisar en detalle el paso a paso de lo que hemos experimentado en estos últimos meses para darnos cuenta de los grandes cambios que se han dado, y cómo algunos de los parámetros que utilizábamos para medir diferentes variables ya no son válidos frente a las disrupciones generadas por la pandemia. Es el caso, por ejemplo, de algunos indicadores de competitividad.

De hecho, el Foro Económico Mundial interrumpió el año pasado la publicación del Índice Global de Competitividad (IGC), que venía presentando rigurosamente cada año desde 1979, por la imposibilidad de recolectar la información necesaria para su elaboración. Todos los pilares que mide este índice se han visto afectados de una u otra forma por la pandemia.

Al comienzo el mayor estrés recayó sobre los sistemas de salud. Si bien bajo las mediciones del momento, estos parecían contar con las condiciones adecuadas, muy pocos realmente estaban preparados para enfrentar un ‘shock’ como el que el covid-19 estaba generando en la salud física y mental. Ahora, por supuesto, el foco está en mejorar estos sistemas utilizando nuevas formas de medir su efectividad.

Algo similar sucedió con las cadenas globales de valor que llegaron a representar un 50 % del comercio global. El justo a tiempo estaba a la orden del día y era la forma como las empresas podían ahorrar costos y maximizar utilidades. La acumulación de inventarios era algo del pasado. El éxito del modelo dependía del buen desempeño logístico, que de hecho medían los índices.

Sin embargo, la pandemia produjo tal disrupción a todo lo largo de las cadenas que aún hoy muchos países tienen problemas con sus procesos productivos y, por tanto, con la recuperación de sus economías. En Alemania, por ejemplo, la proyección de crecimiento para el 2021 se redujo recientemente de 3,7 a 2,4 %.

Aún falta camino por recorrer para contrarrestar los efectos de la pandemia, pero esta nos ha permitido visibilizar y cuestionar muchas de las cosas que pensábamos ya estaban superadas

De otro lado, en Estados Unidos, el presidente Biden, también preocupado por la recuperación económica y las presiones inflacionarias, convocó hace unos días a los diferentes participantes de las cadenas de valor –empresarios, directivos de puertos y empresas de carga y directivos sindicales– para que en un plazo de 45 días encuentren soluciones para eliminar los cuellos de botella. Esto, además, en anticipación a la temporada navideña, en la que se lleva a cabo una quinta parte de las ventas del año.

Ahora bien, a medida que pasa el tiempo van surgiendo nuevas disrupciones. La más reciente es la escasez de trabajadores, particularmente en Estados Unidos. Muchos trabajadores no quieren regresar al trabajo por temor a enfermarse, pero también porque con la pandemia se dieron cuenta de la mala calidad de los empleos que tenían y que perdieron. Gracias a los recursos que recibieron del Gobierno, en muchos casos superiores a lo que ganaban en sus trabajos, pudieron ahorrar lo suficiente para esperar y conseguir un mejor empleo. Sienten que están en una buena posición para negociar salarios más altos, horarios flexibles, más beneficios y mejores condiciones laborales.

Aún falta camino por recorrer para contrarrestar los efectos de la pandemia y no sabemos si habrá nuevas disrupciones. Pero, lo importante es que la pandemia nos ha permitido visibilizar y cuestionar muchas de las cosas que pensábamos ya estaban superadas.

ROSARIO CÓRDOBA GARCÉS

(Lea todas las columnas de Rosario Córdoba Garcés en EL TIEMPO, aquí).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.