Las voces ocultas de los territorios

Las voces ocultas de los territorios

La lucha es por la vida sagrada de los niños (as), mujeres y hombres.

17 de mayo 2019 , 08:22 p.m.

Dentro del loable propósito ‘Un líder en mi lugar’, cedo hoy, con admiración y respeto, además, esta columna a Rosa Orejuela, mujer valerosa y ejemplar de Guachené, Cauca. Luis Noé Ochoa.

En el marco de la defensa por los territorios me he propuesto luchar por la vida de los líderes y lideresas, muchos de ellos que han pagado con sus vidas sus sueños y los de sus familias. Es el caso de Ferney Cantillo, líder, y quien prestaba servicio en los grupos de socorro. Él fue vilmente asesinado cuando salía de estudiar. O la profesora Benicia Tovar, una luchadora por el servicio a la comunidad, quien transformaba seres humanos impartiendo conocimiento para su crecimiento y desarrollo social integral. Ella fue asesinada en su propia casa. También hubo intento de homicidio a los compañeros Armando Gómez, Jairo Ararat y Hernando Mejía, quienes fueron atacados con armas de fuego en la vía Guachené-Puerto Tejada. Sin olvidar el secuestro de Roberto Silva y Álvaro Naranjo. O la desaparición de Edildo Guaza y Yairto Aponzá. Todo esto pasó en este territorio sin que, al parecer, le importara a nadie. Y hay mucho más.

Mi preocupación como líder del territorio es buscar aliados, articular procesos y programas como proyecto de vida para los jóvenes y niños desde la escuela, presentar propuesta de trabajo para bajar los índices de violencia; mostrar que la lucha es por la vida sagrada de los niños (as), mujeres y hombres.

Mi vida fue marcada por la ausencia de tan queridos amigos, pero siempre pensando en el perdón y y la reconciliación para aliviar los corazones y flexibilizar el alma. Por ello requerimos una atención más rica en amor, alegría y respeto por el otro.

Quiero pedir a las autoridades competentes, al país, a la sociedad civil que no nos dejen solos a los líderes, que somos las voces de las comunidades

Siendo yo la presidenta de Asofamilia de la institución educativa Jorge Eliécer Gaitán de Guachené, hay momentos en que detengo la mirada a observar el juego y coqueteo de los niño (as). Es muy interesante verlos correr con libertad, con alegría; con gritos y risas. O, a veces, llanto. Y verlos pasar la mayor parte de su tiempo estudiando, preparándose para un mañana. No quiero que a mis niños les hagan daño ni les violenten nunca sus derechos de vivir felices y en paz en sus territorios.

Invito a los guacheneseños a poner una porción de su creatividad para ayudar a la población marginada. Todos podemos poner un grano de arena, desde donde estemos. Desde los altos mando o desde el pequeño pueblo. En mi caso, hago un servicio voluntario en el Pace, punto de atención para la conciliación en equidad. Este ejercicio tiene Cosa Juzgada, quiere decir que tiene la misma importancia que si fuera un juzgado, aportando a soluciones a la violencia intrafamiliar, a las riñas callejeras, buscando justicia comunitaria, siendo un factor de reconciliación para vivir en paz.

Estoy participando en la incidencia política, innovando con propuestas de cambio para la participación social, buscando diálogo con las comunidades, ejerciendo un buen gobierno.

‘Nosotros(as) podemos’, esto lo piensa Mangu, Movimiento Alternativo por un Nuevo Guachené, con el líder reconocido, economista fundador de varios programas como la mano amiga, entre otros, Milton Arsenio Zapata, oriundo del territorio.

No necesariamente tengo que postularme, pero sí puedo apoyar con pureza de intención para promover el cambio en la gobernanza territorial.

Quiero pedir a las autoridades competentes, al país, a la sociedad civil que no nos dejen solos a los líderes, que somos las voces de las comunidades, pues muchas veces mientras luchábamos por defender la vida, la tensión reina en las calles y en casas, en todo lado. Es ahí donde necesitamos que nos vean, escuchen y nos acompañen. A ver si los niños de hoy tiene paz mañana.


*Lideresa social oriunda de Guachené, Cauca. Es licenciada en educación rural, ingeniera en bienestar rural, tecnóloga agropecuaria, conciliadora en equidad y representante, a nivel nacional, del programa de Desarrollo y Paz, Vallenpaz.

Empodera tu conocimiento

Más de Rosa María Orejuela

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.