No hace falta exagerar la desigualdad

No hace falta exagerar la desigualdad

Es un problema que limita la capacidad de enfrentar la pobreza y frena el crecimiento económico.

27 de febrero 2019 , 07:00 p.m.

No solo los titulares de Oxfam son alarmantes, es que la desigualdad es alarmante tanto en el mundo como en Colombia. Lamentablemente, no hace falta exagerar…

* Según Cepal, en Colombia en el 2017, los 10 millones de personas más ricos capturaban el 48 % del ingreso nacional, mientras que los 10 millones de personas más pobres se repartían el 5 % del ingreso nacional.

* Piketty y Cepal plantean que el 1 % más rico de Colombia concentra el 20 % del ingreso total.

* Según Cepal, las mujeres en Colombia tienen un ingreso medio un 17,5 % menor que los hombres, pese a estar más formadas.

Usemos las cifras que usemos, la desigualdad sigue siendo extrema. Los datos que lanza Oxfam se basan en estudios de Creditt Suisse y ‘Forbes’. Algunas puntualizaciones al respecto:

* ¿Estamos diciendo que un recién graduado de Yale con deudas es más pobre que un agricultor colombiano sin deudas? Claro que no, los estudiantes con deudas representan un minúsculo porcentaje de la mitad más pobre de la humanidad. La gran mayoría de las personas que pertenecen a esta mitad están sumidas en la pobreza y tienen dificultades para salir adelante. Gracias a las críticas recibidas anteriormente sobre este aspecto, recalculamos el valor de la riqueza de este 50 % excluyendo a las personas del decil más pobre con una riqueza neta negativa. El resultado sigue siendo desolador: tan solo necesitaríamos a 96 de las personas más ricas del mundo, y no las 26, para igualar la riqueza de la mitad más pobre de la humanidad.

* ¿Las estadísticas sobre la desigualdad no tienen en cuenta que los cambios en la riqueza por las fluctuaciones del tipo de cambio? Los datos de Credit Suisse están expresados en dólares estadounidenses, y, por lo tanto, la riqueza en otras monedas se ve por los tipos de cambio. Sin embargo, las fluctuaciones del tipo de cambio que se producen año tras año no explican la desigualdad crónica de riqueza existente a largo plazo que revelan los datos de Credit Suisse.

Se ha registrado un progreso alentador a nivel mundial en la reducción de personas que viven en pobreza extrema, es decir, con menos de 1,90 dólares al día. Para Oxfam, esto es muy buena noticia. Aun así, no podemos dejar de plantear que las mejoras podrían haber sido muy superiores si los gobiernos protegieran los intereses de las mayorías frente a los intereses de unos privilegiados. Es decir, si protegieran el pago de salarios dignos, si aseguraran un trato igualitario a las mujeres, si mejoraran la calidad y cantidad de la educación y salud, si hicieran los acuerdos necesarios para eliminar los paraísos fiscales, si hicieran pagar iguales impuestos a las rentas del capital como a las rentas del trabajo o si enfrentaran la corrupción privada y pública.

La desigualdad extrema es un problema no solo porque limita la capacidad de enfrentar la pobreza sino también por frenar el crecimiento económico. No lo dice solo Oxfam, sino también el Fondo Monetario Internacional y la Ocde, que han comprobado en sus estudios que la desigualdad provoca desaceleración. Cuantas más personas tengan suficientes ingresos para poder satisfacer sus necesidades, más aumentará su demanda de servicios, y esto impulsará el crecimiento económico, un crecimiento económico que genere inclusión y no exclusión.

Lamentablemente, en América Latina y el Caribe mientras hemos mantenido importantes tasas de crecimiento económico, la pobreza extrema, al contrario del resto del mundo, sí ha aumentado. En 2017 ha llegado a su máximo de los últimos 10 años. El crecimiento es importante, pero no cualquier crecimiento sirve; este debe ser sostenible y con igualdad si realmente queremos reducir la pobreza de una forma estructural y vivir en sociedades menos fragmentadas y violentas.

* Coordinadora regional del Programa de Lucha contra la Desigualdad y la Captura del Estado de Oxfam en América Latina y el Caribe.

Sal de la rutina

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.