Secciones
Síguenos en:
Limpieza

Limpieza

Hay un reguero de 49 precandidatos porque si este pudo hacerlo, entonces dígame quién no.

28 de agosto 2021 , 08:06 a. m.

Se busca para el 2022 un presidente de aquí que sí lo sea. Quedan 277 días para encontrarlo, 277, al menos, para la primera vuelta de las elecciones, pero ya hay un reguero de 49 precandidatos porque si este pudo hacerlo, si este pudo serlo, entonces dígame quién no. Quizás la medida de nuestra situación sea el excomisionado de Paz Ceballos: se lanza él, que no es más público ni ha hecho más por el país que usted o que yo, porque si ya tuvimos “el primer mandatario” que tenemos –que hace un par de años perdía los días saboteando el acuerdo de La Habana, hace poco le decían “Ivancho” los burócratas del BID y hace nada llamaba a su jefe político, en Tolima 7 días, “escudero de las Convivir”–, cualquier vago puede ocupar esa dignidad maltrecha. Dizque “paz con legalidad”. Dizque “economía naranja”.

Se busca para el 2022 un presidente que sea un médico serio: “Un zapatero no puede estropear el cuero sin tener que pagarlo, pero nosotros podemos estropear a un hombre sin devolver un centavo por el daño”, celebra en 1666, o sea ayer, el médico impostor de la obra de Molière. Y recuerdo que un amigo que se ha dedicado a sacar adelante ciertas campañas decía el otro día que cada vez le parte más el corazón constatar que los candidatos no tienen tiempo de asumir el drama del país porque suelen entregarse del todo a ganar su cínico juego de rol. Y nueve meses antes de la primera vuelta, cuando las encuestas dan el 33 por ciento a derechas, a centros y a izquierdas, cuando a diestra y siniestra empieza a repetirse la enervante falacia “esta es una elección entre el miedo y la esperanza”, como si el miedo de los unos no fuera la esperanza de los otros, me suena urgente buscar un presidente de todas las Colombias.

Se busca para el 2022 un presidente que no se le hipoteque en la campaña a ningún patrón, que no se resigne a interpretarse a sí mismo, que no venga aquí a aprender, ni a fabricar eufemismos.

O sea un gobierno que quede lejos, muy lejos, de la derecha, y sepa que a partir de la desmovilización de 1953 las trincheras negacionistas han cometido el brutal error de animar a los colombianos despojados a llevar a cabo esas “operaciones de limpieza de bandoleros” –así las titula el manual de un coronel de entonces– que en los ochenta los narcos terratenientes llamaron “muerte a secuestradores”, en los noventa los patrioteros armados bautizaron “exterminio de las guerrillas”, pues esas guerrillas además les competían en el negocio de la droga, y en los dosmiles los refundadores de la patria apodaron “cooperación para enfrentar el terrorismo”: se busca un gobierno, en fin, que a diferencia del actual acepte que tiene que ser un lío estructural este lugar –esta cultura que da mejores recompensas por los atentados a la propiedad que por los atentados a la vida, esta tierra de agentes de la ley que se ríen del dolor por el crimen del líder Esteban Hurtado– pues en lo que va de 2021 se han visto ya 66 masacres.

Se busca para el 2022 un presidente que no se le hipoteque en la campaña a ningún patrón, que no se resigne a interpretarse a sí mismo, que no venga aquí a aprender, ni a fabricar eufemismos, ni a prorrogarse en el poder, ni a gobernar para una parte de su electorado, ni a insistir en el prohibicionismo, ni a enturbiar la política internacional con teorías de conspiración, ni a limitarse a seguir desarrollando la Colombia que se ha estado desarrollando en las últimas décadas a costa de las Colombias que aparecen en el mapa el día de la matanza, ni a aguar y negar y entretener los estallidos sociales mientras suena la campana de las siguientes elecciones ni a servirles a esas estigmatizaciones –de los opositores, de los críticos, de las primeras líneas– que son sentencias de muerte, licencias para “la limpieza” en un país así de mal hecho.
Ya hay 49 aspirantes: cuatro o cinco, creo, podrían desmentir el rumor de que la presidencia es inútil.

RICARDO SILVA ROMERO
www.ricardosilvaromero.com

(Lea todas las columnas de Ricardo Silva Romero en EL TIEMPO, aquí)

Más de Ricardo Silva Romero

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.