Hostilidad

Hostilidad

Cada Congreso y cada gobierno tienen que ganarse la autoridad para aumentar los impuestos.

24 de agosto 2018 , 12:00 a.m.

Señores altos funcionarios de este Estado hostil: yo, de ser ustedes, me aseguraría esta vez de explicar la enésima reforma tributaria sin tonitos ni superioridades de tecnócratas washingtonianos. Creo que, como esa alcaldía de Mockus que a fuerza de dar confianza consiguió donaciones voluntarias de más de cuarenta mil contribuyentes, cada Congreso y cada gobierno tienen que ganarse la autoridad para aumentar los impuestos. Pero ante la noticia de que vamos para allá, metidos, de nuevo, en esta eterna reforma con cuentagotas que ha hecho de nuestro sistema tributario un engendro vengativo e indescifrable, resulta fundamental probarnos que el objeto de esta nueva enmienda –de aumentar la base de declaración de renta, de unificar el IVA, de bajarles los impuestos a las empresas– no es perseguirnos ni robarnos sino mejorarnos la vida.

Si una mañana de estas un ciudadano fruncido le sostiene a usted la teoría de que la Tierra es el Infierno, que ya lo probará algún estudio de alguna universidad gringa, es seguro que se trata de un trabajador independiente de aquellos: que le da la cara al sistema; que declara renta, con la mandíbula apretada, como pagando una vacuna; que se siente ahorcado porque tiene que ganar mucho más para vivir igual que los vecinos asalariados; que está pagando impuestos e impuestos desde que berrea el despertador hasta que llega el momento de tragarse la pastilla para dormir que compró con el dinero que sacó del cajero. Yo siento hostilidad de parte de la Dian: “Tiene que pedir citica...”. Siento hostilidad de la UGPP: “Detectamos un movimiento...”. Y seguiré tributando, sin embargo, a la espera de un Estado serio que no me trate como su enemigo.

Y seguiré tributando, sin embargo, a la espera de un Estado serio que no me trate como su enemigo.

Pero yo tengo la suerte de tener de amigos a un par de economistas de buena fe que no solo me demuestran con las cifras en la mano tanto la reducción de la pobreza como el aumento del ingreso en estos treinta años, sino que me reconocen, cabizbajos, que el sistema se ha vuelto tan adverso que lo vuelve a uno abogado.

Tiene lógica esa desesperanza. Tiene razón el ciudadano comprometido con la ley que –en un país en el que la evasión es mucho más grande que la corrupción– se siente ahorcado porque tiene que pedir prestado para pagar impuestos e indignado porque lo que paga de más no les llega a los que lo necesitan. Ante la noticia de que cada año los corruptos se roban unos cincuenta billones de pesos de todos –cincuenta billones de ellos mismos–, como si se tratara de seguir deslegitimando al Estado día por día con una pica, es apenas natural que se les exijan a los gobiernos razones claras para seguir remendando la colcha tributaria y que se asomen los demagogos vivísimos e impunes que desde el Congreso le proponen una falsa revolución del salario mínimo al mismo país que dejaron sin horas extras.

Señores altos funcionarios de este Estado hostil: yo, de ser ustedes, estaría haciéndole campaña a la consulta anticorrupción que hay que votar este domingo. Sería una manera de comprobar que –salvo los vivos de siempre y sus fanáticos– los políticos colombianos están en la capacidad de cumplir una promesa, de reconocer con el corazón en la mano que el Congreso no va a dejarse reformar si no es así, de aceptar que no hay otra vía para desempolvar las leyes contra el saqueo de lo nuestro, de amainar el ruido de fondo que el partido de gobierno no ha dejado de hacerle a su propio presidente, de acusar recibo de la indignación y de recobrar la confianza de los trabajadores antes de proponer discusiones técnicas sobre los impuestos, de reconocerle y recordarle a la ciudadanía que suyos son los recursos públicos y suyos han sido y son y serán los problemas que está viviendo este país.

RICARDO SILVA ROMERO
- www.ricardosilvaromero.com

MÁS COLUMNAS

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.