Demencial

Si algo es demencial de la Colombia de hoy es esa gritadera, tan pobre y tan típica, de la política.

26 de noviembre 2020 , 09:25 p. m.

Si Colombia fuera un barco, que lo es de cierto modo así parezca el naufragio, sería la nave de los locos: un manicomio resignado a la deriva, tripulado por los necios y mareado por los salvajes traumas de los pasajeros. Yo estoy convencido de que, de la mano de miles de lideresas, estamos llegando a la solución de la democracia y la terapia: creo que nos están librando del enloquecimiento las ficciones que demuestran que seguir viviendo es transformarse, los periodismos que no se dejan arriar, las solidaridades que son la gracia de las redes y las verdades que van despejándose en el ‘Sistema integral de verdad, justicia, reparación y no repetición’. Pero también veo que el mundo de hoy está habitado por esclavos de sí mismos que, como ese Trump tramposo y delirante y contagioso que se niega a reconocer una derrota lograda a plena luz, desprecian su salud mental para seguir interpretando sus papeles nefastos en una sociedad traumatizada.

Si algo es demencial de la Colombia de hoy es aquella gritadera, tan distractora y tan pobre y tan típica de nuestra política ad hominem, de estos líderes nuestros que estamos a punto de llamar “líderes antisociales” para que sea clara la diferencia con los que sí nos guían, pero que ha servido como recordatorio sobre quiénes son las verdaderas protagonistas de nuestro lentísimo viaje a la convivencia.

En medio de la destrucción de estas semanas, de las catástrofes de la ola invernal, de la ruina de nuestras islas, de los 35.677 pacientes que no han sobrevivido al virus, de los fantasmas de los 251 líderes sociales exterminados a unos pasos de sus casas, de las sombras de los 242 exguerrilleros que han sido asesinados desde la firma del acuerdo de paz, de las noticias de las masacres –76 de enero a noviembre– durante los fines de semana y de los más de 200 feminicidios registrados en este bisiesto que ya es una época, el liderazgo rancio grita que la solución a la pesadilla no es despertarse, sino reemplazarlo todo por una campaña presidencial con vocación de campaña de desprestigio, plantarle un delfín del siglo XIX a un miedo del siglo XX en la portada de la única revista política que había, plagar al país, en fin, de la idea de que hoy es domingo 19 de junio de 2022 y solo nos sirve votar por el uno para votar contra el otro.

Hablo de “protagonistas” porque “protagonistas” significa “primeros en la agonía”. Hablo de “verdaderas protagonistas”, pues, porque las mujeres han liderado el coraje de nuestra sociedad.

Porque encarar nuestra agonía ha sido encarar ese machismo que nos ha negado, como “cosas de mujeres”, la pluralidad, el diálogo, el debate, la verdad, la solidaridad, la redención, la terapia y el derecho de fondo –que leo en el libro ¿Quién soy yo en una sociedad traumatizada?, del psiquiatra alemán Franz Ruppert– a sacarnos de adentro aquella dinámica “víctima-agresor” que legitima a los verdugos y convierte las pesadillas de los trastornados en las pesadillas de sus colectividades: los fanatismos, los mesianismos, los despotismos, las guerras. Hablo de esto porque en la semana del 25 de noviembre, mientras los candidatos ensimismados jugaban su ajedrez fuera del tablero, miles de lideresas denunciaban en nombre de todos que en Colombia las mujeres siguen siendo violentadas a diario; señalaban que las colombianas ganan un 27 % menos que los colombianos; llamaban a la paridad de género en la conformación del Estado para completar el rompecabezas de esta democracia.

Hablo de esto porque será mucho más difícil poner en vilo nuestra democracia si al fin cumple la promesa de esa igualdad. Y así, reivindicado, de paso, el derecho a la terapia, viviremos en algo más parecido a un país que a un frenocomio.

Ricardo Silva Romero
www.ricardosilvaromero.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.