2021

El 2021 tiene que ser el reconocimiento de esta época decisiva, con sus escalofriantes pruebas.

07 de enero 2021 , 09:25 p. m.

Sí hubo un momento en el que fuimos de 2020 a 2021, de las 11:59 p. m. a las 12:00 a. m. para gritarnos “¡feliz año!” como si hubiéramos pasado la página, pero la verdad es que seguimos en lo mismo porque estamos resolviendo una época crucial. ¿En qué vamos? En que aún no asumimos del todo la parábola del confinamiento. En que en el largo funeral de la peste todavía nos cuestan la solidaridad, la compasión, la suma al otro que empieza por la suma a la Tierra. Trump el déspota de atar, el sociópata que debe ser enjuiciado, da un golpe a su democracia a punta de negar los resultados de las elecciones y de empujar a sus fanáticos a tomarse el Capitolio el día en que va a certificarse su derrota: ‘trumpismo’ tendría que ser una mala palabra del diccionario, “propensión a prevalecer a costa de la verdad”, porque de hemisferio a hemisferio se ha popularizado la manía de desconocer, falsear, violar e injuriar lo que sea necesario con tal de reinar.

También aquí hemos sido más bien sordos a la trama de estos años. Suben en los relojes las peores estadísticas nacionales, desde los 251 firmantes de paz asesinados hasta los 44.428 ciudadanos vencidos por el virus –y allí están las fotos de los deudos llorándoles a los féretros– para que dejemos de legitimar la violencia y de despreciar la vida, y para que incluso el más trumpista e infeliz de los colombianos se lo piense tres veces antes de desconocer que el que piensa diferente sí piensa, pero no solo sigue siendo común resistirse a llamar demócrata a todo aquel que de izquierda a derecha asuma la ley y se niegue a considerar criminal al adversario, sino que sigue siendo usual que se tomen vuelos innecesarios e imperdonables para encarar el año nuevo en playas atestadas de turistas sin tapabocas como si ‘pandemia’ significara otra cosa.

Ay, la historia de esta sociedad disociada, de una especie de especie que ha estado malgastando este mundo, hecha de narcisos que incluso en medio de una catástrofe consiguen considerarse protagonistas de la trama y excepciones a la regla: “Este año aprendí que tengo que empezar a pensar más en mí mismo...”.

Puede uno declararse vencido por los hechos de este año nuevo que ha empezado por su clímax, y encerrarse a lo suyo, y lavar la torre inclinada de loza y jugar con los hijos y escuchar cuánto lamenta el Papa que tantos viajeros “no piensen en las personas que se quedan en casa, en los problemas económicos que está sufriendo la gente como consecuencia de la pandemia, en los enfermos”: “¡Quiero aglomerarme!”, grita Animal, el baterista de los Muppets, en un sticker que acaba de llegarme por WhatsApp. Pero también hay señales de que se está entendiendo el lío de fondo: el senador Cepeda propone un proyecto de ley en el que se les reduce el salario inmoral a los congresistas y se los llama “ciudadanos” en vez de “honorables” –ja– porque en una democracia nadie tiene por qué estar por encima ni por debajo de nadie.

El punto es que este 2021, tal como nos lo enrostró la sospechosa y deshonrosa y fallida toma del Capitolio gringo, no hay una tarea tan importante como librar al mundo entero del trumpismo: se trata de ir de la verticalidad a la horizontalidad, de la caridad a la solidaridad, de la condescendencia a la compasión, de la conspiración a la democracia antes de que ese populismo reaccionario, inescrupuloso e infernal acabe con todo. El punto es que el 2021 tiene que ser el reconocimiento de esta época decisiva, con sus escalofriantes pruebas de que seguimos aniquilándonos y tiranizándonos y dilapidándonos la Tierra, pues el futuro de todos depende de qué tan capaces seamos de aceptar que eso de perder las libertades y aquello de morirse puede pasarle a cualquiera.

Ricardo Silva Romero
www.ricardosilvaromero.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.