Secciones
Síguenos en:
Ciclistas en la vía y en la vida

Ciclistas en la vía y en la vida

Bogotá llegó a 67 ciclistas muertos a pesar de la reducción de fallecimientos por siniestros viales.

26 de julio 2021 , 01:45 a. m.

La trágica y conmovedora muerte del niño y deportista Julián Gómez en un siniestro vial se suma a la de otros jóvenes ciclistas, como Dana Méndez, en 2019. Es larga la lista de pedalistas muertos y lesionados en los últimos años. Esto debería motivar a las autoridades nacionales y locales, así como a diversos actores privados, para actuar en la protección de los usuarios de la bicicleta en carreteras y calles del país.

En Colombia, según el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, los ciclistas muertos en siniestros viales entre 2012 y 2020 crecieron en un 52 %, pasando de 300 a 456, para un total de 3.407 víctimas fatales en dicho periodo. La tendencia de crecimiento es la más alta entre todos los actores de la movilidad. Incluso, en 2020 las víctimas en bicicleta crecieron un 6 %, pasando de 431 a 456 víctimas. Esto es paradójico, dada la disminución en el total de viajes en los diversos modos por restricciones y cuarentenas, así como la reducción del 18 % en el total de muertes por siniestros viales.

Bogotá llegó, en 2020, a 67 ciclistas muertos a pesar de la mencionada coyuntura. No obstante los esfuerzos del Distrito, el número de víctimas ha sido considerable. Está tratando de disminuir la velocidad en las vías, así como la violencia e inseguridad vial, de fomentar la creación de cicloinfraestructuras y campañas de seguridad vial para ciclistas, así como la participación de un amplio número de activistas.

Además, en 2020 se incrementaron considerablemente los ciclistas en las ciudades y carreteras colombianas, alcanzando un uso masivo y concentración en algunos momentos y corredores del país, lo cual ha llevado incluso a ‘erróneos’ señalamientos, como el de ser los principales causantes de embotellamientos y otros problemas viales. Lo anterior ha sido estimado en detalle por el Distrito, demostrando que los ciclistas no circulan en todos los momentos de mayor congestión. Estos están muy concentrados en la madrugada y horas de la mañana. Dichos señalamientos desconocen que las personas en bicicleta tienen los mismos derechos a circular por las vías del país como cualquier otro vehículo.

Este contexto de alta siniestralidad de ciclistas podría ser la oportunidad para unir actores e instituciones a fin de lograr acciones conjuntas para proteger la vida de los ciclistas en las vías

Los ciclistas son objeto de derechos y deberes como los otros vehículos y actores de la movilidad, con requerimientos técnicos y específicos de protección. Estos deberían ser brindados por las autoridades, puesto que los usuarios de la bicicleta junto con los peatones son los actores más vulnerables y más expuestos dentro de la circulación vial. Más que señalar responsables o culpables, este contexto de alta siniestralidad de ciclistas podría ser la oportunidad para unir actores e instituciones a fin de lograr acciones conjuntas para proteger la vida de los ciclistas en las vías.

Los usos masivos de la bicicleta en carreteras y vías nacionales y departamentales le plantean al país múltiples retos a escala nacional, supramunicipal y supradepartamental, puesto que la mayor parte de los ciclistas víctimas de siniestros viales se concentran en corredores alrededor de municipios como Medellín, Cali y Bogotá y departamentos como Antioquia, el Valle, el Eje Cafetero (Risaralda, Quindío y Caldas) y la región central (Boyacá, Tolima, Huila y Meta). Además, es necesaria la articulación de agencias nacionales como la de Infraestructura (ANI), la de Seguridad vial (ANSV), así como de diversos actores privados: concesionarios viales, la cadena económica de la bicicleta y, finalmente, varios grupos de usuarios de la bicicleta relacionados con transporte, movilidad, recreación, turismo, deporte y competición.

En conclusión, son complejas las tareas para mejorar la seguridad vial de los ciclistas, puesto que estas implican voluntades y acciones de coordinación entre muy diversos actores públicos y privados y del Ejecutivo y Legislativo. Bienvenidas todas las acciones concretas e inmediatas entre los diversos entes territoriales e instituciones en pos de la seguridad vial y otros temas estratégicos de la bicicleta. Es mucho lo que les debe el país a sus ciclistas, y una de las oportunidades y maneras más prácticas para que Colombia valore su ciclismo sería garantizarles la seguridad vial.

RICARDO MONTEZUMA
Doctor, Ph. D. en Urbanismo

Más de Ricardo Montezuma

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.