Uribe, a jugar con los nietos, salió ganando

Uribe, a jugar con los nietos, salió ganando

Creo que su esposa ahora lo pondrá a jugar con los nietos y eso para un abuelo es una fiesta.

04 de agosto 2020 , 09:25 p. m.

La carta podría decir: “Señor expresidente Uribe, le ordenamos tener la casa por 24 horas diarias hasta nueva orden”. No es una catástrofe, porque 24 horas seguidas cada día es normal en estos meses. Uribe no puede salir a la calle; nosotros, tampoco. Admirables mujeres: han soportado a los maridos o compañeros 130 días seguidos, creo que todos nos acostumbramos.

Pasó el duelo ‘magistrados vs. expresidente Uribe’ y el exmandatario está con medida de aseguramiento. Hay un drama que supera el de Uribe, que tiene regia salud y apenas 68 años. Es el de Juan Carlos de Borbón, que al perder la cabeza por su amante Corina le cayó un problemón y lo repudian muchos que lo utilizaron. Lo acompaña don Felipe González por leal, por humano, porque ha sido travieso en las cofradías femeninas. Me sumo en un abrazo cariñoso a don Juan de Borbón, que ya recibió afectos de Mario Vargas Llosa, Letizia, del expresidente Clinton y de muchos de ustedes, que en otros años tuvieron legítima esposa y novia secreta fogosa al mismo tiempo.

Soy torpe para trinos, pero pondría uno así: “Soy solidario con don Juan Carlos de Borbón y no por monarquismo… soy republicano y lloré de emoción al conocer a Pasionaria aquel día en Moscú, y me llevó María Arango Fonnegra. Dolores Ibárruri, pasionaria, asturiana y leyenda antifascista.

Opino de Uribe: quien en largos reportajes deja clarísimo que no es un ególatra enfermizo; la expulsión del Senado le conviene porque hará yoga y estará cacharreando en puertas y ventanas. Además, goza repasando mentalmente discursos de su ídolo Alberto Lleras, poemas de su admirado León de Greiff (“juego mi vida, cambio mi vida”) y sabe de memoria 'El sueño de las escalinatas', de Jorge Zalamea, que lo recita cuando se relaja en la hamaca... Creo que su esposa, Lina Moreno, tan acostumbrada a un marido ocupadísimo, ahora lo pondrá a jugar con los nietos y eso para un abuelo es una fiesta. Insisto, Uribe no queda herido en su ego porque nunca soñó arreglar el mundo. Uribe sacará rompecabezas con los nietos, que es más grato que oír discursos sosos de muchos senadores. Punto.

Aquí termino, me toca prepararle huevos pericos con queso campesino y Milo a Lulita Arango. Cambiaron los tiempos, ahora somos maridos eficientes y pilos. No se hunde el país porque Uribe juegue con los nietos varios meses. Y colorín colorado.

Poncho Rentería

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.