Pintor Botero: dieta para sus gordas

Pintor Botero: dieta para sus gordas

Vean en cine el documental que montaron sus hijos; en él cuenta con gracia sus difíciles años.

16 de abril 2019 , 07:00 p.m.

Frase mentirosita de muchas mujeres ayer en las peluquerías femeninas: “Estoy adolorida viviendo en París, recé mucho en Notre-Dame”. Hola hola: no es obligatorio viajar a incomodarse a Melgar, Tolú, Apulo o Barú. Bogotá es una maravilla en estos días; cero trancones, un millón de rolos por fuera, sol brillante, parques verdes y clima suave. Es obligado ir al Museo Botero, verán pinturas de Miró, Picasso, Pissarro, Botero, Renoir, Dalí y otros de apellido jai. Ese monumental museo se lo regaló a Colombia Fernando Botero, pintor. Lo cuento para que otros afortunados y ‘ricarditos$$$’ lo imiten regalando un ancianato o ayudando a la fundación que rehabilita niños nacidos con labio leporino. Toda la fortuna a los yernos es penoso.

Y como el Botero-artista es tan genial como el grandioso Tiger Woods, vean en cine el documental que montaron sus hijos; en él cuenta con gracia sus difíciles años, el poco billete, el éxito con sus gordas picaronas, sus gordísimas, robustas e irónicas mujeres. En el documental sale Botero triunfal en París, Shanghái, Madrid y Nueva York. Todo ganado con su talento y disciplina. Según Lulita Arango, que lo vio ayer: “Un planzazo ver museo y documental Botero”. Vengan a Bogotá al Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo, a El Campín, y en cine francés vean Custodia compartida, especial para exmaridos y exesposas.

Ayer, en el aeropuerto de Bogotá, un señor furioso le dijo a una funcionaria aérea: “Puedo acusarla, carajo, usted no sabe quién soy yo”. Ella, con costeñísimo acento, le respondió: “Manda huevo, eres un mondao, no tienes cupo ni tiquete”. Que ese guache diga mañana: ‘Perdóname, Señor, me traicionó mi mala uva’. Otros dirán: ‘Perdónalos, Señor, porque no me entendieron’. Y otros que buscan ganar la alcaldía bogotana: ‘Nos veremos en el paraíso... del poder’.

Titular del noticiero Caracol el sábado, habló Andreína: “Hasta el 300 por ciento subieron tiquetes aéreos y de bus”. Golpe feo a los bolsillos, grosería de la burocracia que lo toleró en el anterior gobierno y en este también. Especular así es baratongo. Feo explotar las humanísimas ganas de miles de gentes pobres de viajar a ver a la mamá.

Para quienes están en ocio, pregunto: ¿Mockus sabía del impedimento y se hizo el australiano, o los jurídicos que lo asesoran resultaron bacteriólogos? No sé, Mockus sale ganando, irá a su biblioteca y desde allí dirigirá a sus pupilos, algunos de los cuales le disparan hoy sectarios vainazos a Sergio Fajardo. ¿Amaos los unos a los otros? No creo. Manejen auto, pero bien; si se estrellan, estarán enyesados ocho meses. Buenas buenas.

Sal de la rutina

Más de Poncho Rentería

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.