Ni que fuera Paola Turbay

Ni que fuera Paola Turbay

A votar contra esa gabela de ‘casa por cárcel’ al millonario atracador VIP.

22 de agosto 2018 , 12:00 a.m.

Le dieron chorros de amor al nuevo contralor general, Carlos Felipe Córdoba. Le dieron tantos cariños de simpatía que ayer, en la peluquería, una rubia costeña comentó: “En esa elección hay gato encerrado, tanto amor no es gratis; lo chocholearon como si fuera Paola Turbay, que sí tiene el cariño nacional”. La Contraloría General es un rico ponqué de miel y chocolate que nos cuesta 1.700 millones de pesos diarios; un ponqué exquisito con 4.000 puestos jugosos y derrochón en tiquetes internacionales y viáticos. Muy regalador es don Carlos Felipe Córdoba para que un senador lo llamara el “Kennedy pereirano”, y otro lo comparó con un dios griego escapado del Olimpo. Y llegó triunfal a la gran fábrica de la ‘mermelada’. Punto.

Como el largo ‘puente’ los sacó de la realidad, aterricen: el 55 por ciento de los ascensores en Bogotá, Cali, Medellín y Cartagena son peligrosos por regular o mal mantenimiento. Una descolgada del ascensor desde el piso 8 al sótano asusta y es incomodísima. Revisen. Otra: denunció protestando el equilibrado Juan Lozano que el violador de niñas o niños por el “conflicto armado” no pagará cárcel. Otra: a votar contra la corrupción, que debería llamarse ‘atraco al dinero público’; lo de corrupto es un adjetivo ya devaluado. A votar contra esa gabela de ‘casa por cárcel’ al millonario atracador VIP saqueador de ambulancias, la salud y los almuerzos de colegiales.

La Contraloría es un rico ponqué que nos cuesta 1.700 millones de pesos diarios; un ponqué exquisito con 4.000 puestos jugosos y derrochón en tiquetes internacionales y viáticos.

Aleluya: muy furiosa se despachó Maricarmen en la peluquería exigiendo votar el domingo contra algo maloliente: que un parlamentario o magistrado gane 40 veces lo que gana un obrero o una doméstica y de postre le den chofer, escoltas y un carro blindado. Aterricen, porque esos ‘balotos derrochones’ los pagan ustedes cuando cancelan la renta e impuestos a la Dian.

Buenas buenas, el presi-Duque y la ‘vice’ Marta Lucía fueron al supercongreso de la Andi en Cartagena. Asistieron muchos señorones que de cuando en cuando sobornan a burócratas amigos con millonadas de billete. Pablo Felipe Robledo, un recio y recto funcionario, multó al ‘cartel del cemento’, Cemex, Argos y Holcim, por avionadas y marrullas lucrativas. Feo ser tan poderosos capitalistas y cometer abusos. ¿No les dará pena hacer eso? No les da, ni se ponen colorados; siguen tan campantes como el whisky Johnnie Walker, que viene de Escocia y sabe rico, pero estampillado.

PONCHO RENTERÍA

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.