La gasolinera que no estalló

La gasolinera que no estalló

Claudia López debe ser mediadora para evitar desmanes. Vale prevenir.

05 de noviembre 2019 , 07:00 p.m.

El matemático Sergio Fajardo le aceptó ayer a Julio Sánchez Cristo que está en precampaña presidencial. Dijo más: no seré aliado de Gustavo Petro, jamás le daría mi apoyo político. Como el precandidato presidencial Sergio Fajardo hoy vive en Bogotá, lo invito a que converse con los superjefes del combate ‘paro nacional’ del jueves 21 de noviembre en Bogotá para que evite ese día el aguacero de ladrillazos y papas bomba y ataques a la policía y el TransMilenio. Decir que “son cosas de encapuchados” es facilismo; los incendiarios del edificio del Icetex, hace un mes, sin máscara, hicieron su tarea criminal.

Bogotá necesita dolientes. Y como Sergio Fajardo vive aquí, le informo que el jueves pasado, unos manifestantes iracundos quisieron incendiar la gasolinera de la avenida Caracas con calle 76. Un ‘encapuchado’ incendió una moto policial, las llamas llegaron al surtidor con manguera. Pánico general, y nos salvó un valiente lavador de carros que usó un extintor. Pudieron haber estallado tres mil galones de gasolina.

En Chile incendiaron el metro y 19 supermercados al tiempo. En Quito, caos total. En Barcelona mandan los antiespañoles, esos rabiosos burguesitos, hijos de papi millonario, que empujan los incendios y bloqueos.

Alcaldesa, pida a los superjefes de las marchas que no toleren el matoneo de los encapuchados. Si lo consigue, usted gana puntos

Todo paro-protesta de los casi doctores y las ‘combativas’ primíparas es democrático, pero crea problemas al juntarse con sus ‘compañeros’ de las universidades Nacional, de los Andes, Distrital y Javeriana. La “inteligencia combativa”, diría un pseudomarxista, hoy aburguesado con jugosa ‘chanfaina’ oficial.

Claudia López, hoy alcaldesa, debe pedirles a los cerebros del superparo nacional que no permitan la presencia de los ‘capuchos’. Los ataques al TransMilenio son abusivos, humillan a la gente que vive en lejanías. Duro caminar tres horas con frío. El marchante, tras la bronca, en casa tiene capuchino, quesos y jamones. La policía aguanta insultos y fatigas; al agente lo acusan de ‘facho’, y él ignora qué es eso.

Claudia López debe ser mediadora para evitar desmanes. Vale prevenir. En Chile, Quito y Barcelona no lo hicieron y hubo 457 incendios. Alcaldesa, pida a los superjefes de las marchas que no toleren el matoneo de los encapuchados. Si lo consigue, usted gana puntos. A ella le toca marcar la raya donde es alcaldesa o es la ‘compañera-manifestante’ que pasa de agache. Si tiene éxito su mediación, le anticipo un sonoro buenas-buenas.

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.