Duque superó el ‘marchoso paro’

Duque superó el ‘marchoso paro’

Penoso día pasaron en Bogotá dos o tres millones de personas.

21 de enero 2020 , 07:40 p.m.

Como si no fueran suficientes los 20 días de ocio por Navidad, Año Nuevo y Reyes Magos, en Colombia tuvimos ayer un día para ocios, pero angustioso y muy caliente por los bloqueos a buses, carros y ambulancias. Calientísimo día, porque en 25 sitios de Bogotá hubo pedreas, gases y carretadas de insultos a los agentes de la Policía que buscaban impedir ataques a quienes trataban de ir a sus trabajos.

Lo de Suba, zona urbana donde viven un millón de personas, fue gravísimo; allí, la gente madrugó a buscar transporte, pero los ‘príncipes del paro’ bloquearon desde las 4 de la mañana el paso a TransMilenio, buses y autos particulares. Los jefes decidieron que nadie salía de Suba, pero llegó el Esmad y, aleluya, se rescató el territorio.

Bastante radio y televisión para publicitar su pliego petitorio han tenido los jefes del ‘marchoso paro’, por eso fue torpe y agresivo que apalearan con mala uva a unos colegas de Blu Radio. Y por Caracol Televisión escuché a un superjefe del ‘paro marchoso’ declarar que el Gobierno está pifiado porque los invita “dizque a conversar”, y ellos lo que exigen y reclaman es discutir de tú a tú, entre dos poderes, el pliego de 104 puntos que mandaron al palacio presidencial. Con ese ultimátum, el danzón pinta difícil.

Calientísimo día, porque en 25 sitios de Bogotá hubo pedreas, gases y carretadas de insultos a los agentes de la Policía que buscaban impedir ataques a quienes trataban de ir a sus trabajos

Penoso día pasaron ayer en Bogotá dos o tres millones de personas. Vi algo salvaje: un guapetón reventaba los vidrios de un bus rojo gigante con una patineta, esas de tubo de acero que pronto se irán de Colombia, afortunadamente. Ese ‘intrépido demócrata’ de la patineta reventó un parabrisas de costo millonario y siguió muy campante entre aplausos. Como estamos en huracanes de emoción, ojalá no salga un genio a pedir que ese ‘man de la patineta’ sea condecorado por su ‘valiente ataque al bus de los explotadores’. Punto.

Del ‘paro marchoso’ opinó mi pareja, Lulita Arango: “Bloquear el tráfico es agredir a los pacientes en edad avanzada porque no pueden llegar a las clínicas y se les complica la salud”. Ciertísimo, eso es tan antipático como trancar ambulancias con enfermo a bordo, y, penosamente, eso viene sucediendo.

Buenas-buenas, veo mucha democracia, muchas libertades para reclamar, pero está muy pesada la movida. Mi amiga Carolina Troconis, molesta por el maltrato matinal que sufrió, me soltó éste latinajo: “Quousque tandem abutere, Catilina, patientia nostra?”.

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.