‘Santrich’, santificado; Maradona, calumniado

‘Santrich’, santificado; Maradona,  calumniado

Si a ‘Santrich’ quieren santificarlo, que lo hagan; lo fastidioso es que el calumniado sea Maradona.

01 de diciembre 2020 , 09:25 p. m.

Vivimos en el siglo XXI y este puñetero mundo sigue enredado en Tokio, Noruega y Colombia porque la pandemia sigue golpeando a gentes de todos los colores, religiones y pasaportes. Hace minutos, una señora que protestaba radialmente por el suave terciopelo con que tratan al exguerrillero ‘Santrich’ dijo: “Ustedes le muestran demasiada simpatía a ese fugitivo, quieren verlo santificado en estampitas religiosas con su foto y un ‘ ‘Santrich’, en vos confío’ ”.

Ciertísimo, Maradona, un pacifista en la cancha. Si a ‘Santrich’ sus admiradores quieren santificarlo, que lo hagan; lo fastidioso es que el calumniado sea Diego Maradona, quien, en cada uno de los 797 partidos que jugó, recibió 14 zancadillas y 17 groseros empujones, que por pacifista futbolero nunca protestaba. En la Colombia 2020, muchos políticos violentos posan de pacifistas y son afortunados, algunos ilusos les creen.

¿Hacer lista de personajes femeninos del 2020? Claro, es urgente para derrotar el salvaje machismo, que siempre las ningunea. Y tenemos personajes masculinos del 2020; me llamaron para dar mis candidatos. De primero puse al ministro de Salud, Fernando Ruiz, que lleva 255 días luchando 18 horas diarias contra la pandemia. Seguí con Enrique Peñalosa, porque gobernó a Bogotá sin demagogia y miles lo quieren candidato presidencial al 2022. Aleluya, como personajes del año 2020 puse dos columnistas de EL TIEMPO: al escritor Juan Esteban Constaín y al profesor Moisés Wasserman, hoy ejemplos de prudencia y buen idioma. Les anticipo algunos ‘antipersonajes del año 2020’: magistrados, exmagistrados, senadores, varias periodistas y siete exministros de Uribe, Santos y Duque.

Don Pancracio Celdrán, figura literaria en España, escribió El gran tratado del insulto. Allí reunió los más sucios y feroces que circulan en lengua española. Mi amiga dura en literatura, Violeta Mejía, me informa que coleccionó 87 insultos brutales que aquí han usado periodistas y políticos y los mandará para mejorar el Gran tratado de los insultos.

Pilas, un fraude electoral puede traernos violencia. Germán Vargas Lleras denuncia algo maloliente en una nueva ley electoral que nos costaría miles de millones. Si en EE. UU. hubo sospechas de trampa electoral, imaginen el novelón que tendríamos aquí si un candidato dice: “Gané la presidencia, pero me la robaron”. Pilas, atajen esa peligrosa reforma, sería catastrófica... y colorín colorado.

Poncho Rentería

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.