¡Le mataron el marido y era la primera dama!

¡Le mataron el marido y era la primera dama!

Un 22 de noviembre quedó viuda Jacqueline Kennedy. Ella, meses después, pescó a Ari Onassis.

24 de noviembre 2020 , 09:25 p. m.

Mucho Roy Barreras, mucho Benedetti, mucho Iván Duque, mucho James, mucho Pacho Santos y pocas mujeres en la pasarela de las vanidades y noticias. Me protestaron en la peluquería Maricarmen y otras amigas que se hacían tintura de canas. Ellas me dijeron: “Nada que le reconocen a Angela Merkel ser figura política mundial, y cumplió 15 años gobernando la próspera Alemania. La ignoran por ser de poco glamur y no vestirse de Gucci-Armani, solo usa chaquetas tres botones de tiendas populares”.

Sigo con mujeres. Un 22 de noviembre, en Dallas, quedó viuda la hermosa Jacqueline Kennedy. Le mataron a su esposo, presidente de EE. UU. Ella, muy lista, meses después pescó al multimillonario Ari Onassis, dueño de aviones, islas, hoteles, yates, joyerías y boutiques de lujo en París. Dicen que esos adornos seducen al mundo femenino. Mataron a John Kennedy en EE. UU., y ella pasó a ser la doble viuda chic del alto mundo porque su amado millonario Onassis se le murió de infarto en su isla griega.

Jartísimo el dominio masculino en la noticia. Por eso voy a Lady Di, que es amada por millones de mujeres como seria líder social. Ella hizo campañas contra las minas que las guerras dejan en los campos y fue víctima de un príncipe que la buscó como ‘esposa-objeto’ para él poder atender a su amante Camila Parker. Eso era jartísimo para Lady Di y lo gritó por la televisión inglesa: “Tengo un matrimonio de tres”, y de ñapa lanzó la bomba al decir: “Sí, sí, he sido infiel en mi matrimonio”. La bonita y sofocada Lady Di allí bombardeó su matri, y llegó la ruptura. Pobre príncipe, le dañaron su confort, con esposa y amante. Vean la serie The Crown; Lady Di, gran figura. ¿Será cierto que su accidente fue un crimen provocado? Opinen, es gratis.

Sigo con mujeres como protesta al monopolio masculino y voy a las dos mujeres de Trump, su esposa y su hija Ivanka Trump, que pasan malos días porque el presidente Trump aún no acepta la derrota; él exige que cuenten los votos, y en eso tiene razón. Ya ellas conocen la frase amada de Trump: “No creo que me haya derrotado el idiota del Biden dormilón”. Como ven, no solo los políticos hacen noticia, las mujeres con leyenda son tan ricas como una ‘chocolata’ Lady Godiva o Milky Way.

Poncho Rentería

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.