Bienvenidos los soldados gringos

Bienvenidos los soldados gringos

Le pregunté por qué tenía colgado ese letrero. “Porque los amo, ordenan el mundo", me dijo.

02 de junio 2020 , 07:46 p.m.

A 73 metros del edificio donde vivo, calle 87, vi que de un séptimo piso colgaba un letrero en tinta roja: “Bienvenidos a Colombia los soldados gringos”. Violando la prohibición, salí de mi apartamento con Lulita Arango hacia la dueña del exótico aviso. Nos recibió en su apartamento ella, cordial, bogotanísima, de 73 años, suéter beige de cachemir. Entré preguntándole: “¿Por qué bienvenidos los soldados gringos?”. “Porque los amo, ordenan el mundo. Viví en Nueva York y Palm Beach 35 años, y que vengan jóvenes atletas de Chicago, Minneapolis y Texas, todos fornidos, disciplinados, con buen inglés y solteros... lo aplaudo, gran beneficio racial y cultural”.

Y opiné: “Pero políticos de izquierda, sindicatos, maestros, estudiantes los rechazan”. No le gustó, y con tonito irónico me dijo: “Lo antigringo ya no pega, es el atraso, y un millón de mujeres colombianas, incluidas mis 27 primas-sobrinas solteras, serían felices en amoríos alegres con jóvenes gringos atletas, fornidos, sanos, guapos y musicales”. Le reviré su ironía: “Que lleguen mañana sus gringos, porque en Miami y Atlanta corren peligro, hay incendios, en Bogotá están más seguros”.

La señora del séptimo piso con pancarta me exigió esta frase: “Tontarrón prohibirle a la franja ‘setenta años p’arriba’ ir al parque”. Bravo, vecina. Y no le apoyé su ‘Bienvenidos los soldados gringos’ porque de joven, castrista línea Cuba y del MRL, yo gritaba feliz: “Abajo el imperialismo yanqui, fuera gringos de Colombia, de Cuba y del Vietnam”. Punto.

Aleluya: mi pareja, Lulita Arango, lee informes, investigaciones, encuestas y me cuenta que “miles de parejas, de matrimonios que vivían en conflictos antes del encierro ahora están bañándose y cocinando juntos”, que “millones de maridos hoy son menos intensos y acelerados”. Aleluya: grito mi admiración a la gringa corajuda que al saber que su blanco esposo policía estranguló con la rodilla al cuello a George Floyd en Minneapolis le gritó su asco, mandándole el divorcio. Punto. Y aplaudo a Caracol Televisión porque el domingo nos regaló el partidazo Alemania contra Colombia; millones nos emocionamos, y el gol de Rincón nos suavizó el encierro.

Gracias a Caracol Televisión por ese banquete, y esperamos el histórico cinco a cero a los argentinos vía Rincón, Asprilla y el gooollll, gol Caracol. Frescura, el encierro es antipático y toca acariciarlo, y colorín colorado...

Poncho Rentería

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.