Hechos, no palabras

Hechos, no palabras

La educación es, tal vez, el mejor aporte de Peñalosa.

26 de septiembre 2019 , 07:00 p.m.

Definitivamente, muchos peligros rodean las próximas elecciones territoriales de octubre. Nunca habíamos visto tal variedad de riesgos. El más grave y reciente proviene de las regiones dominadas por los carteles de la droga. Allí, los candidatos ajenos al narcotráfico y demás economías ilegales ponen en riesgo sus vidas, cualquiera que sea su rótulo político. Liberal era Karina García Sierra; conservador, Bernardo Betancourt Orozco, y al Centro Democrático pertenecía Orley García.

Nos habíamos acostumbrado a males más antiguos, como la corrupción que envenenaba las elecciones territoriales. Una alcaldía era deseable para tener un feudo político y derivar contratos con sabor a ‘mermelada’. La política había dejado de ser un mito ideológico para convertirse en beneficio rentable.

El daño más común y menos censurado es el populismo. Tomando en cuenta los anhelos y las tribulaciones del elector raso, el discurso populista ofrece remedios inmediatos, casi milagrosos: bajas tarifas, ventajas laborales, subsidios a los más pobres y la supresión de injustos privilegios de clase. Tal fue el recurso político que llevó a Petro a la alcaldía de Bogotá, con los resultados que sabemos.

Con estas precauciones, me pregunto: ¿por quién debo votar en Bogotá? Me restrinjo a escoger al que en vez de limitarse a denunciar los conocidos males que nos afectan, sin proponer soluciones efectivas, se permite mostrar concretamente un convincente plan de acción. Tal es el caso de Miguel Uribe Turbay. Su plan para la seguridad de Bogotá incluye buenas y efectivas propuestas.

Desde luego, a mi alrededor oigo otras voces que optan por Claudia López o por la experiencia de Carlos Fernando Galán, que también tiene un buen programa para la ciudad. Sigo creyendo que los hechos cuentan más que las palabras. Es el caso de Enrique Peñalosa. De ahí su eslogan, ‘Impopulares pero eficientes’, condición preferible a ser popular pero ineficiente, que podría aplicarse a tribunos de balcón que gracias a su encendido verbo llegaron al Palacio Liévano.

TransMilenio se debe a Peñalosa, así como la red de ciclorrutas más extensa de América Latina. Ha sido un aporte a la movilidad de una Bogotá abrumada por 2’000.000 de automóviles. Otro gran acierto es la recuperación del Bronx. Este sector se había convertido en una siniestra guarida de malhechores. Hoy se construye allí el primer Distrito Creativo del país, donde se desarrollarán actividades artísticas, culturales, sociales y económicas.

El aporte a la salud que ha hecho esta alcaldía es notable, con 40 centros de atención prioritaria (Caps) en donde se han realizado más de 3’000.000 de atenciones. Los esfuerzos de la Secretaría de Salud han garantizado que en estos tres años se registren cero muertes de niños por desnutrición.

La educación es, tal vez, el mejor aporte de Peñalosa. Hasta el momento se han entregado 27 colegios, 19 de los cuales se reconstruyeron y ocho son completamente nuevos. En las recientes edificaciones hay talleres de arte, de danza y música, laboratorios de ciencia y bibliotecas. El programa bilingüe se inicia desde preescolar y prepara a los alumnos para un mundo globalizado.

Asimismo, se ha previsto una ambiciosa infraestructura vial que favorece a muchos barrios marginales, dándoles salida a las principales avenidas de la ciudad. El puente de la 63 con Boyacá y las futuras troncales de la 68 marcarán un nuevo rumbo a la movilidad de Bogotá.

Parques, espacios deportivos, centros de acogida para personas mayores, vivienda popular y obras en las que la realidad pisa los parajes del futuro, como el TransMiCable, riñen con las duras palabras que en estos tiempos electorales le llueven a Peñalosa. ¿Será que las conjeturas sobre el metro, su propuesta del TransMilenio por la 7.ª, su altiva estampa, su estatura y su tinte burgués pesan más que las 2.500 obras que ha puesto en marcha?

Empodera tu conocimiento

Más de Plinio Apuleyo Mendoza

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.