close
close
Secciones
Síguenos en:
‘Manos fuera de Antioquia’

‘Manos fuera de Antioquia’

La estrategia es convertir la revocatoria de Quintero en la elección de Petro.

12 de enero 2022 , 08:00 p. m.

El ejemplo es pertinente. Recurriendo a una frase inspirada por los demócratas en la que debía ser la política de los de Estados Unidos con respecto a China (manos fuera de China), el entonces jefe del Movimiento Revolucionario Liberal (MRL), Alfonso López Michelsen, creó lo que llamó "una política y un eslogan semejante: 'Manos fuera de Antioquia' ". Lo hizo para evitar que los "intereses" nacionales fueran a alterar el curso de la política local. Bajo ese principio, le entregó a Estanislao Posada el manejo del MRL en Antioquia. Decía que "era dejarle el campo libre para que dirigiera el movimiento en Antioquia con mano firme y sin influencias centralistas".

(También le puede interesar: Razones para el optimismo)

Ese eslogan vuelve a cobrar vigencia, en un momento en que la interferencia de las elecciones presidenciales en la crisis política que está atravesando Medellín, con ocasión del proceso de revocatoria de su alcalde, puede llegar a fracturar de manera muy grave el tejido social y la institucionalidad política que tanto ha costado a los paisas. El daño podría ser irreparable.

La entrada de Gustavo Petro como defensor del alcalde Daniel Quintero en la revocatoria, afirmando que "los responsables de la corrupción quieren el poder", sin duda va a alterar el curso y lo que será la definición de la crisis que vive la ciudad. Convierte las votaciones locales sobre la forma como se está gobernando la ciudad, en unas elecciones primarias que deben definir el pulso político entre Petro y el uribismo.

La defensa de Petro no está motivada por su vocación democrática. Es una decisión que refleja su capacidad para aprovechar la coyuntura política.

La defensa de Petro no está motivada por su vocación democrática. Es una decisión que refleja su capacidad para aprovechar la coyuntura política. Es la oportunidad para meterse en un territorio vedado para él y hacer una campaña que le puede dar muchos réditos.

Petro ha demostrado una gran habilidad política para utilizar los mecanismos legales e institucionales que ofrece el orden político. Primero, en 2018, cuando convoca a la que se llamó Consulta Inclusión Social por la Paz, en la que, además de mostrar fuerza electoral, le permitiría tener una platica por reposición de votos. El resultado fue aplastante: Petro obtuvo cinco veces la votación de su contrincante, y más de 12.000 millones de pesos por los 2,8 millones de votos que logró. Luego, en septiembre 2021, con la creación del "pacto histórico por Colombia", su movimiento no solo pasa de tener tres senadores a 11 en un instante, sino que le permite absorber para su causa al Polo Democrático, la UP y parte de la Alianza Verde y el Partido Liberal. Una jugada brillante que le permitirá contar con unos 16 o 17 senadores para el próximo período. Y ahora, meterse en la pelea de la revocatoria de Quintero como defensor del alcalde le va a significar ni más ni menos que la gran oportunidad para hacer una "campaña personalizada" en Medellín y Antioquia. El mecanismo es simple. Convierte la revocatoria de Quintero en la elección de Petro. Un problema local se convierte en un asunto nacional. Espectáculo, sí, pero a un costo político, institucional y social muy elevado para la ciudad.

La primera víctima de este cambio de escenario será el propio Quintero, quien ha demostrado una gran precisión en política: "No se equivoca en ninguna de sus equivocaciones". No está midiendo el impacto que producen sus declaraciones y señalamientos, así como las acciones que está haciendo para mantenerse tanto en el tejido político y social local como en la institucionalidad política. Y tampoco está que convertir su causa en un problema electoral se le puede devolver y aplastar. Como van las cosas, Quintero está ante la posibilidad de pasar de ser el alcalde más votado y más joven en la historia de Medellín a ser el primer alcalde revocado por sus ciudadanos. Si quiere permanecer en el cargo, no sería malo que le recordara a su socio de ocasión la política y el eslogan de López: "Manos fuera de Antioquia".

PEDRO MEDELLÍN

(Lea todas las columnas de Pedro Medellín en EL TIEMPO, aquí)

Más de Pedro Medellin

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.