Un legado de honor y gloria

Un legado de honor y gloria

En 1810, primigenias tropas sembrarían lo que cosechó el ejército patriota en campaña libertadora.

01 de septiembre 2019 , 11:35 p.m.

¡Oh Dios de las batallas, reviste de acero los corazones de mis soldados! Esta frase de Enrique V, rey de Inglaterra (1386-1422), usada por el mariscal Montgomery, el gran rival de Rommel, en su célebre y larga caravana entre El Alamein y Berlín, durante la Segunda Guerra Mundial, hace rememorar con emoción el nacimiento de nuestro glorioso Ejército Nacional. Nos recuerda que existe un Dios todopoderoso que acompaña y protege nuestras tropas en la primera línea de batalla y que les dio a los soldados de Bolívar, Córdova y Santander, y a los actuales, ‘corazones de acero’ para defender a los colombianos “... y llegado el caso, morir por defenderte”, como reza la oración a la patria.

Los hechos del 20 de julio de 1810, que obedecieron a un plan concebido en el observatorio astronómico en la ciudad de Santafé de Bogotá, como reacción a la captura del rey Fernando VII a manos de Napoleón Bonaparte en su invasión a España (1808-1813); que junto a las acciones en Pamplona el 4 de julio y Socorro el 9, en las cuales fueron depuestos los corregidores españoles Bastú y Valdés, respectivamente; alentó a varios líderes independentistas, como Francisco José de Caldas, José María Carbonell y José Acevedo y Gómez, el ‘tribuno del pueblo’, por citar algunos; para la convocatoria de un cabildo abierto que consolidaría el naciente “gobierno provisional”.

El 21 de julio de 1810, con la creación de la Junta de Gobierno, da los pasos iniciales nuestro primer ejército, pues era menester precisar una fuerza militar para afianzar las decisiones políticas que se tomarían en los días subsiguientes. Es así como el 23 de julio se crea el Batallón de Voluntarios de la Guardia Nacional y se designa como comandante al teniente coronel Don Antonio Baraya, considerado el primer comandante del Ejército en la historia nacional.

También se activaron dos regimientos de milicias: uno de caballería, comandado por el coronel Pantaleón Gutiérrez, y otro de infantería, liderado por el coronel Luis Caycedo, que marcaron el inicio de las armas de maniobra. Posteriormente, la artillería y los ingenieros comenzarían a configurarse, por las mismas necesidades, durante la campaña militar que culminaría en 1819.

La batalla de Boyacá es una pieza magistral del arte y el diseño operacional, un plan militar audaz concebido por el Libertador, que, a través de una oportuna estrategia de aproximación indirecta y engaño, facilitó la derrota sobre las tropas realistas.

Cómo no obtener la victoria en la épica confrontación si se juntaron, en un momentum, los liderazgos de Bolívar, Santander, conocido en la historia como “el organizador de la victoria y héroe de Boyacá”; Soublette, el jefe de Estado Mayor y responsable de la logística, y Anzoátegui, líder de la retaguardia. Secundados por oficiales de la talla de Joaquín París, comandante del batallón Cazadores, primera unidad en cruzar el río Teatinos con gran intrepidez y valentía, hazaña determinante para obtener la iniciativa; y, por supuesto, José María Córdova, quien, con su arrojo y carácter que nos legó, es hoy para el Ejército de Colombia el principal héroe referente.

En 1810, las primigenias tropas sembrarían lo que cosechó el ejército patriota en la campaña libertadora; que en 1819, a través de la legendaria victoria del 7 de agosto en Boyacá, sellaría con bravura la independencia definitiva. Allí, como hoy hace 200 años, tuvo su génesis este ejército bicentenario de todos los colombianos.

Un legado de honor y gloria que se transfiere de generación en generación con sabiduría, experticia y resiliencia, honrando a los líderes del pasado, y siempre, por encima de mezquindades e intereses ajenos, a la noble profesión de las armas.

CORONEL PEDRO JAVIER ROJAS GUEVARA
Director del Centro de Doctrina del Ejército Nacional de Colombia

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.