close
close
Secciones
Síguenos en:
Mitú, 23 años: ¿Punto de giro en la estrategia militar?

Mitú, 23 años: ¿Punto de giro en la estrategia militar?

Fue la primera vez que se hizo un despliegue de tropas nocturno en plena selva.

09 de noviembre 2021 , 08:00 p. m.

El primero de noviembre de 1998, nuestra familia recibió una lamentable noticia: mi primo hermano, el capitán Julián Ernesto Guevara Castro, había sido secuestrado junto a 60 policías más, encabezados por el entonces teniente coronel Mendieta, hoy general, quien fungía como comandante de la Policía en el departamento del Vaupés. Así iniciaba uno de los más sangrientos capítulos de nuestra historia militar y política reciente; las Farc, enceguecidas por su odio visceral hacia las Fuerzas Armadas Colombianas, arrasó con la estación policial y parte del municipio de Mitú, asesinando a 51 personas e hiriendo a 47 más, entre militares, policías y civiles, cercenando así de forma inhumana dos de los derechos más sagrados que tiene todo ser humano: la vida y la libertad.

(También le puede interesar: Libertad de expresión y de cultos en las FF.MM., ¿existe?)

Julián Ernesto murió en cautiverio por el mal trato de sus captores, hacia finales de 2005; recordemos que sus restos fueron entregados a la familia varios años después, el 1 de abril de 2010, es decir, cuando se les dio la gana a las Farc, no obstante, las súplicas de mi tía Emperatriz a los déspotas y crueles cabecillas guerrilleros para que liberaran a su hijo, quien padecía serias afectaciones a su salud, y se venía deteriorando paulatinamente, hasta su muerte en la selva inhóspita, que día a día se los “tragaba” literalmente. Mi tía “Emperita”, como le decimos cariñosamente en la familia, merece un capítulo especial en esta historia, su estoicismo y valentía son admirables, convirtiéndola en un símbolo de persistencia y un adalid de la libertad no solo de su amado hijo, sino también de los demás secuestrados.

Algunos corrieron con mejor suerte, como es el caso del entonces subintendente, John Frank Pinchao, quien, en un acto de valentía “hollywoodesco”, escapó de sus secuestradores el 27 de abril de 2007, caminando durante 12 días, hasta encontrarse con indígenas de la región que lo ayudaron a contactar unidades jungla de la Policía Nacional que adelantaban operaciones contra el narcotráfico, sobre el río Paují en el municipio de Pacoa, Vaupés. Otros tuvieron que padecer las cadenas oprobiosas en las selvas colombianas, durante 10 y más años, como el general Mendieta, quien soportó con honor las peores humillaciones, solo comparables con los campos de concentración del nazismo durante la Segunda Guerra Mundial, que exterminaron a más de 6 millones de judíos.

La operación conjunta Vuelo de Ángel, para recuperar el casco urbano, es un hito militar que los colombianos no conocen.

Sea esta una ocasión más, en el aniversario número 57 de la inteligencia del Ejército Nacional, celebrado el pasado 2 de noviembre, para exaltar a los hombres y mujeres de la divisa azul, cuyas ejecutorias les devolvieron la libertad a Ingrid Betancur y los tres contratistas americanos, y a los demás uniformados, en las gloriosas Jaque (2 de julio de 2008) y Camaleón (14 de junio de 2010), íconos operacionales de las FF. MM. en el siglo XXI, y referentes en numerosas escuelas de estrategia militar en el mundo, que fueron posibles, en honor a la verdad, gracias al liderazgo militar de los generales y excomandantes del ejército Mario Montoya Uribe y Oscar González Peña, respectivamente; y por supuesto, a la voluntad y decisión política del Gobierno Nacional, para enfrentar sin vacilaciones a los narcoterroristas.

Poco se habla del punto de giro que produjo en la estrategia militar este vil ataque a la Policía Nacional y a la población civil de Mitú. La operación conjunta Vuelo de Ángel, para recuperar el casco urbano, es un hito militar que los colombianos no conocen; fue la primera vez que se hizo un despliegue de tropas nocturno en plena selva, la destreza de los pilotos del Ejército y la Fuerza Aérea fue definitiva, y por supuesto, el liderazgo y determinación del mando militar de la época, que tomó decisiones político-estratégicas, como utilizar pistas en territorio de Brasil para insertar soldados y policías con mayor rapidez, pues las bases colombianas eran muy lejanas, lo cual sorprendió a los guerrilleros, frustrando los planes del secretariado de las Farc y marcando un punto de inflexión, también en su estrategia. ¡Honor y gloria por siempre a nuestras FF. MM. y Policía Nacional, columna vertebral de la democracia colombiana!

PEDRO JAVIER ROJAS GUEVARA
* Analista político y militar. Catedrático experto en seguridad y defensa.

(Lea todas las columnas de Pedro Javier Rojas Guevara en EL TIEMPO, aquí)

Más de Pedro Javier Rojas Guevara

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.