201 años de renovación

201 años de renovación

Doctrina Damasco representa una transición doctrinal en progresión y un pensamiento militar renovado

12 de agosto 2020 , 09:25 p. m.

“Con importante apoyo de Santander, Bolívar planeó y ejecutó una campaña que probablemente fue su máximo logro militar. En los primeros encuentros con el enemigo, luego de ganar los altiplanos, Bolívar casi sufrió una derrota, pero el 7 de agosto de 1819, en Boyacá, en el camino entre Tunja y Bogotá, obtuvo una victoria fundamental”.

Este sencillo relato del colombianista norteamericano David Bushnell (1923-2010), en su estupendo libro 'Colombia, una nación a pesar de sí misma', nos recuerda esa gesta grandiosa por la libertad que el ejército patriota selló con sangre, pero también nos reta a continuar renovando la fuerza terrestre de la nación ante los nuevos desafíos, que no son pocos ni distantes.

En la década de los 80 –después de Vietnam–, en Estados Unidos el general William E. DePuy inició un proceso de cambio doctrinal en lo que se considera lo más importante: “La manera de pensar de todos los líderes en todos los niveles jerárquicos”. Motivado por un grupo de oficiales superiores, que se autodenominaron los “neo-Liddell Hart”, seguidores del gran teórico de la guerra inglés del siglo XX, comenzaron la aventura intelectual de introducir conceptos doctrinales novedosos en el ejército americano. Ese viraje, que le tomó al ejército estadounidense más de una década, se vio materializado en los años 90 y 91 con la decisiva victoria sobre la Guardia Republicana Iraquí de Saddam Hussein, empleando una nueva doctrina en la operación Tormenta del Desierto.

Efectivamente, nuestro Ejército recibió la influencia de ese concepto doctrinal denominado la “batalla aeroterrestre”, y ello permitió que muchos de los manuales de la fuerza se escribieran bajo dichos preceptos en los ochenta y noventa, principalmente. Sin embargo, nuestra doctrina dejó de evolucionar a la par de los ejércitos modernos por considerar un único enfoque contrainsurgente o irregular, que sin duda constituye nuestro ADN y nos ha permitido combatir y vencer diferentes amenazas, pero que nos ponía en una clara desventaja profesional en los ambientes multinacional y conjunto.

Quedarse en el pasado por no entender la necesidad de cambiar fue lo que ocurrió en el marco de la primera reforma militar en Colombia, bajo la guía del ejército chileno en 1907, pues una vez modernizados y organizados la doctrina, la educación y el entrenamiento, los australes presentaron su informe final en 1914. Sin embargo, algunos líderes políticos y militares de la época, de manera obstinada y mezquina, se opusieron y hasta intentaron ponerlos presos; eventos que quedaron relatados para la memoria histórica en palabras de don Tomás Rueda Vargas en su libro póstumo 'El Ejército Nacional': “Algunos oficiales estaban interesados en conservar una organización militar oxidada y caduca”.

La doctrina Damasco se edifica sobre el patrimonio institucional legado por los líderes del pasado y representa una transición doctrinal en franca progresión y un pensamiento militar renovado, construido sobre la doctrina irregular conocida por todos; que se complementa con la adecuación y adaptación de la ciencia y el arte militar moderno y universal, a la par de los ejércitos de las democracias occidentales más avanzadas militarmente; mejorando nuestras capacidades y permitiéndonos comprender de una mejor manera los ambientes operacionales complejos, para enfrentar amenazas híbridas, internas o externas con determinación.

Damasco profesionaliza y cohesiona al Ejército, pues fortalece las ciencias militares, suministrando a las actuales y futuras generaciones toda una caja de herramientas doctrinales, para diseñar y ejecutar planes y campañas más efectivas, garantizando así la seguridad y tranquilidad del pueblo colombiano.

Coronel Pedro Javier Rojas Guevara
Director del Centro de Doctrina del Ejército Nacional de Colombia

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.