close
close
Secciones
Síguenos en:
Vanguardia

Vanguardia

Los análisis de coyuntura y prospectivos ya no resisten el esnobismo y las teorías rebuscadas

27 de noviembre 2021 , 09:37 p. m.

Hace pocos días estuve en una de esas reuniones presenciales a las que casi no asisto por la pandemia. Sin embargo, estando ya vacunada, dije: ‘Voy; quizás me esté perdiendo de algo’. Nos habían convocado para discutir posibles soluciones para los problemas de Colombia y América Latina. La conversación fue la misma que hubiera tenido hace quince o cinco años, incluso en febrero de 2020. La enumeración de los viejos problemas (e. g., desigualdad, corrupción, violencia) y su correspondiente argumentación recaía en versiones reiteradas de comienzos de siglo (y hasta anteriores), sin ninguna señal de autocrítica ni de consideración por los cambios definitivos que impuso el covid-19.

Mi cara expresaba un asombro profundo: ¿en serio? ¡Qué falta de sofisticación y de sintonía con los tiempos actuales! Resonaba en mi cabeza la palabra ‘vanguardia’, necesitamos liderazgos de vanguardia, mientras pensaba en la urgencia de encender la imaginación, actualizar los lentes, usar lupas para ver mejor y anticiparse. Los análisis de coyuntura y prospectivos ya no resisten el esnobismo y las teorías rebuscadas.

Estaba convencida de que la pandemia había dado un giro a la vida de todos. Con muchas preguntas en el 2020 y respuestas paulatinas que comienzan a aparecer en 2021, todo nos llama a vivir y operar de otras maneras. Por ejemplo, en materia de educación, la discusión, más allá de si debe ser presencial, virtual o híbrida, debe centrarse en lo que necesitan nuestros niños y jóvenes para enfrentar la vida que les espera. ¿Cuál es el rol renovado de los docentes, los padres y el sistema educativo, teniendo en cuenta la cantidad de contenidos, herramientas disponibles y, sobre todo, el horizonte cambiante? No son asuntos de salubridad y logística, sino de fondo. ¿Cómo vamos a reducir las desigualdades ampliadas, así como la creciente y alarmante deserción?

Mi mente aterrizó nuevamente en aquella reunión, en el salón de un club, hablando de crecimiento/desigualdad y cómo hacer algo. Hubiera sido más pertinente realizarla cerca de la necesidad, no donde se concentra el bienestar. Al empezar, la pregunta que me hizo alguien fue: ¿de qué orilla viene? ¿De quién es? Enseguida se mezclaron la Paula cuarentona y la Paula ‘cuarenteenager’; pensé: ‘¡Qué fastidio!’, mientras respondía: “¿Cuál orilla? Soy de Paula, ¿de quién más?”. Internamente continué el diálogo: mi orilla era la Galería de Sueños Apagados, una movilización en la que doscientas familias en Quibdó hicieron un duelo colectivo por los más de quinientos jóvenes asesinados y los desaparecidos de los últimos dos años. Yo había conocido a varios de esos muchachos. Me sorprendió (o quizás no tanto) que ningún medio registrara el evento y que nadie se pronunciara. Somos una sociedad limitada, en la que solo se buscan categorías, bandos y esquemas repetidos de un viejo país distraído. Sin embargo, rescatando a la Paula optimista, me cuestioné: ‘¿Es posible un país de vanguardia, un presente que plantee otros futuros?’. Con esa reflexión salí, una hora después. Creo que este es el tiempo de las acciones, más que de los diálogos infinitos sin resultados concretos.

Los significados de la palabra ‘vanguardia’ aluden a avanzado, que se adelanta, que hace una renovación de arte, pensamiento o tecnología, rompe lo que existe y propone lo nuevo. En medio de esta divagación del concepto, recuerdo dos fragmentos que me inspiran: “El lugar en que yo encajo no existe hasta que lo cree” (James Baldwin) y “Viviremos en el mundo que seamos capaces de imaginar” (Giordano Bruno). Se requiere una mezcla de autocrítica, imaginación y empatía para construir el futuro a la escala que se necesita o por lo menos para hablar de él.

PAULA MORENO

(Lea todas las columnas de Paula Moreno en EL TIEMPO aquí).

Más de Paula Moreno

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.