Secciones
Síguenos en:
Sin tetas no hay paraíso

Sin tetas no hay paraíso

¿Nos portamos como vacas y sin cuestionar a nuestros pediatras?

20 de junio 2021 , 11:33 p. m.

Y quién dijo miedo. Pobre de quien se atreva a meterse en Colombia con la intocable lactancia materna exclusiva. Doctrina incuestionable para la Sociedad Colombiana de Pediatría, verdad absoluta para millones de familias, dogma irrefutable para docenas de periodistas, cruzada para las redes sociales y verdad revelada para millones de madres colombianas.

Y tema intratable dentro de una sociedad convencida de que solo existe una única verdad para las madres: que hay que dar leche materna de manera exclusiva durante los primeros 6 meses de vida y sin mezclarle nada. Nada es nada: ningún alimento, ni sólido ni líquido, ni agua ni té, ni ningún otro tipo de leche durante el primer semestre de vida.

Así lo establece la definición de ‘Lactancia materna exclusiva’ de la Organización Mundial de la Salud, la mismísima Santa Sede para la Sociedad Colombiana de Pediatría. No importa cuán deshidratado parezca el bebé, no importa cuánto reflujo pueda tener, no importa si vomita la leche de mamá, no importa si la fábrica ya no aguanta más, no importa si la producción es poca, no importa si el bebé queda con hambre, no importa si llora por dos o tres horas seguidas hasta que la producción vuelva a recargarse.

Ciclo de llenado que obliga a beber litros de agua a las madres, torrentes de aguas aromáticas, cientos de bolsas de té de hinojo, docenas de pastillas naturistas, pocillados de agua de panela y vasados de leche de vaca entera. Cuanta cosa haya para estimular las hormonas que mandan la parada en la lactancia materna: prolactina, oxitocina y FIL, responsables del buen funcionamiento diario de la fábrica.

Fábrica que sirve de sustento para toda una industria dogmatizada a favor de la lactancia: consultoras en lactancia, fabricantes de cojines para lactancia, libros sobre lactancia, cursos sobre lactancia, brasieres para lactancia, portabebés para lactancia, extractores de leche materna, máquinas ordeñadoras eléctricas, pezoneras para no manchar la ropa, parches de hidrogel fríos para pezones adoloridos, cremas para pezones agrietados, formadores de pezones para los que son planos o invertidos, parches absorbentes que evitan escapes de fluidos, tops y camisas con aberturas especiales para sacar los senos por distintos orificios.

Negocios y pediatras que adoctrinan con la idea de que la leche materna es el único alimento permitido durante los 6 primeros meses de vida. No importa que existan jugos, frutas, papillas, agua, leche de vaca o leche de tarro formulada. Es el mandamiento incuestionable de la OMS y de Sociedad Colombiana de Pediatría.

Fanatismo que no tiene en cuenta el punto de vista de las madres, como tampoco sus inmensos pormenores con la alimentación diaria de un lactante: dolores en los pezones, sangre por las grietas, dolor de pechos por tanta frecuencia, dolor de espalda tras horas de amamantar, ardor en la areola reseca o pezones llenos de llagas. Y un detallito marginal: madres de múltiples que no alcanzan a producir suficiente leche para llenar dos bocas en simultánea.

Culto intocable en Colombia, pero no en todas partes, gracias a investigadores que se atreven a experimentar basados en el método científico: observación, experimentación, comprobación y refutación de un fenómeno de masas. Las verdades absolutas en la ciencia no existen; ni siquiera en las matemáticas, donde uno y uno no dan siempre dos, como como sucede en el sistema binario computacional.

Todas las revoluciones científicas partieron de verdades que se creían absolutas: que la tierra era plana, que era el centro del universo, que salimos de Adán y Eva, que nada supera la lactancia materna exclusiva. ¿Qué hay de malo con abrir la mirada a otras posibilidades, otras dimensiones, otras formas de establecer relaciones entre causas y consecuencias?

Varios estudios internacionales han demostrado que la leche de fórmula sirve para que los bebés crezcan mucho más rápido en peso y talla: el de la Comisión Europea de Junio de 2018, el de la Universidad de Ghent en Bélgica de Julio de 2014, el del American Journal of Clinical Nutritions de febrero de 2012, el de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología de enero del año 2010.

Estudios que examinaron los efectos a largo plazo de esas leches diseñadas milimétricamente con hierro, calcio, vitamina C, vitamina D, probióticos y proteínas. Y lo más importante: con mayores cantidades de DHA y ARA (ácido docosahexaenoico y ácido araquidónico), dos ácidos grasos Omega-3 presentes en cantidades muy superiores a los de la leche materna. Ácidos que ayudan a llegar más lejos en las curvas de crecimiento, como lo comprueban distintos estudios entre comunidades norteamericanas y europeas.

Estudios que podrían explicar las bajísimas tasas de lactancia materna en países como Irlanda, Francia, Estados Unidos, Bélgica, Estonia, Letonia, Dinamarca y Suecia; todos coleros en lactancia materna pero primeros en altura poblacional. Por el contrario, América Latina tiene una de las tasas de lactancia materna más altas y una de las más bajas en materia de estatura. ¿Mera casualidad o consecuencia de la doctrina?

La tierra no es plana ni la lactancia materna tiene que ser única y exclusiva por los primeros seis meses de vida. Hay un universo infinito de posibilidades de complemento, que pasan por frutas, jugos, cereales, papillas, leche de vaca y leches formuladas que sirven para acelerar crecimiento en estatura y talla.

¿Nos comportamos como vacas y sin cuestionar a nuestros intocables y adoctrinados pediatras?

PAOLA OCHOA
En Twitter: @PaolaOchoaAmaya

Más de Paola Ochoa

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.