¿Qué le pasa a Shakira?

¿Qué le pasa a Shakira?

Su prontuario ya es demasiado extenso: evasión de impuestos, plagio, explotación laboral y demandas.

18 de marzo 2019 , 07:00 p.m.

La fecha hay que anotarla en el cuaderno: 12 de junio, día en que Shakira tendrá que declarar en España por presunta evasión de impuestos. La Fiscalía de Cataluña la acusa de evadir 15 millones de euros –unos 55.000 millones de pesos– tras mentir en las declaraciones de renta de los años 2012 a 2014. Algo que ya había pasado antes, cuando tuvo que pagar 20 millones de euros por cometer fraude fiscal en el año 2011.

Ya es la quinta ocasión en que Shakira está envuelta en un escándalo por moverse al filo de la ilegalidad. Hace unos años, dos exempleados suyos la demandaron por violar las leyes laborales y pagarles menos de lo legal. Luego fue acusada por otros músicos de plagio de fragmentos y estribillos. Y durante muchos años tuvo una pelea por plata con su exnovio Antonio de la Rúa, a quien derrotó en los tribunales internacionales con bombos y platillos.

Aunque Shakira no está en líos con la Dian, deberíamos asumir su pecado tributario transcontinental como propio.

Pero ahora vuelve a estar en el banquillo con acusaciones gravísimas de evasión de impuestos. Y lo más dramático es que ningún medio colombiano le ha prestado la suficiente atención al caso, tal vez por tratarse de Shakira, tal vez porque es intocable, tal vez porque les da susto el linchamiento mediático.

Todo lo contrario a lo que hacen los países más serios del mundo: martirizar a los famosos que evaden impuestos, a ver si la gente del común se asusta bastante y coge escarmiento. La prensa mundial no ha tenido piedad ni con Messi, Cristiano Ronaldo, Marta Stewart o Robert Downie Junior. Y debería pasar lo mismo con Shakira, que ya ha tenido que abonarle a la Agencia Tributaria española unos 35 millones de euros de impuestos no declarados.

Y aunque Shakira no está en líos con la Dian, deberíamos asumir su pecado tributario transcontinental como propio. Sobre todo en un país como el nuestro, en donde la evasión de impuestos nos cuesta unos 50 billones de pesos al año. Y en donde se sigue evadiendo justamente por eso: porque no existe una sanción social.

Basta ver lo que acaba de pasar en el resto del mundo con las canciones de Michael Jackson, que acaban de ser prohibidas por más de 30 estaciones de radio –incluida la BBC– por todos sus escándalos de pedofilia. No existe un solo bar o restaurante en Estados Unidos donde estén pasando los éxitos del rey del pop.

A eso le llaman sanción social. Y es lo más efectivo para prevenir cualquier tipo de delitos en el futuro. Pero acá nos morimos del susto de meternos con Shakira, porque entonces nos acusan de misoginia, de envidia, o hasta de xenofobia en contra de una de las hijas que ha dado Barranquilla.

Tercermundismo en su máxima expresión y falta de ganas de poner el dedo en la llaga cuando sí se amerita.


@PaolaOchoaAmaya

Sal de la rutina

Más de Paola Ochoa

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.