Paquetón

Paquetón

A Juan Guaidó le quedó grande la transición.

01 de abril 2019 , 12:35 a.m.

No sabe uno qué despierta más terror. Si Venezuela sufriendo por tercera vez un gran apagón, o si Juan Guaidó haciéndolo cada vez peor. Porque a esta altura toca decir las cosas como son: Juan Guidó resultó un paquetón.

La prueba es que tras dos meses de haberse autoproclamado presidente interino, no ha logrado mover un ápice al ejército venezolano. Un ejército que ya sabe que Guaidó no tiene la fuerza necesaria para mover a los civiles y llevarlos a una contrarrevolución, así implique un baño de sangre todavía mucho mayor. Como le tocó al ayatolá Khomeini para tumbar al Sah de Irán, atornillado al poder durante más de 25 años y con una de las policías secretas más violentas de la historia.

A Guaidó le falta carácter, liderazgo, conocimiento, profundidad y peso propio para gravitar. Tal vez por eso ha dejado todo en manos de los norteamericanos, como si estos fueran a ser los grandes salvadores de los venezolanos. Cuando todo el mundo sabe que los gringos solo hacen cosas por sí mismos. Si Trump está apoyando a Guaidó es única y exclusivamente porque le da réditos electorales en la Florida, un estado definitivo en su reelección del año 2020.

Según las encuestas de Bendixen y Asociados –el encuestador latino más importante en Estados Unidos–, solo el 40 % de los electores en Florida votarían por la reelección de Trump. Una cifra que aumentaría si logra sacar a Maduro de Venezuela, lo que le compraría el respaldo electoral de los venezolanos y cubanos.

Un juego a tres bandas que todavía no parece entender Juan Guaidó, quien sigue creyendo que su principal problema es acabar con el chavismo venezolano. Pero lo que está en juego no es Venezuela: es el fin de la Revolución cubana. La gran espina en la costilla de Estados Unidos durante los últimos 60 años.

Cuba, dueña y señora de Venezuela, es la principal titiritera detrás de Nicolás Maduro. Y sus militares tienen aterrorizados al ejército venezolano, al que amenazan con matar y violar a sus hijas si es que llegan a sublevarse o declararse derrotados.

Si Maduro cae, entonces el régimen cubano perdería unos 150.000 barriles de petróleo al año. Eso es 2.000 millones de dólares anuales, que son esenciales para mantener a flote la frágil economía cubana. Porque sin petróleo no hay transporte, ni energía ni turismo. Y la Revolución moriría de inanición.

Y con ella moriría la viabilidad política de los descendientes de los hermanos Castro: Alejandro Castro-Espín, director de los Servicios de Inteligencia, y su cuñado Luis Alberto Rodríguez López-Callejas, presidente de Gaesa, la compañía que administra todos los hoteles y restaurantes del Estado, así como las tiendas de barrio y las estaciones de gasolina de la isla caribeña.

Pero, al parecer, Guaidó no estaría viendo nada de eso. Y, por eso, los cubanos ya lo están empezando a mostrar débil y vulnerable: le capturaron a su mano derecha y lograron su inhabilidad para ocupar puestos públicos por 15 años. Las personas alrededor de Guaidó van a empezar a sufrir los rigores del régimen, mientras sus promesas de cambio nada que se materializan por ningún lado.

Para colmo de males, las sanciones de los gringos jamás han funcionado. A Sadam Hussein le hicieron un embargo petrolero que les costó la vida a más de un millón de niños por desnutrición, pero nunca lo tumbaron y por eso tuvieron que recurrir a la fuerza del ejército. A Irán le han venido imponiendo todo tipo de sanciones económicas, pero nada que han podido tumbar a los ayatolás. A Rusia le han impuesto sanciones que solo le han servido para exacerbar las acciones encubiertas de la FSB (la nueva KGB). Y la guerra comercial con China solo ha funcionado para frenar la generación de empleo en el mismo Estados Unidos.

Conclusión: A Juan Guaidó le quedó grande la transición en Venezuela. Y a Colombia le tocará pagar los platos rotos de ese fracaso, con un millón de migrantes nuevos durante el próximo año.

Jugar con Cuba es de grandes ligas. No para principiantes.

PAOLA OCHOA
En Twitter: @PaolaOchoaAmaya

Sal de la rutina

Más de Paola Ochoa

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.