El nuevo fiscal

El nuevo fiscal

Será el pulso del siglo y todos se pelearán como bestias por ganar.

26 de mayo 2019 , 10:27 p.m.

Será el pulso del siglo y todos se pelearán como bestias por ganar. Codazos a izquierda y a derecha con tal de entrar a la terna para fiscal general. Una batalla épica que hará ver como un juego de niños cualquier escena de 'House of Cards'.

Y es que se trata del cargo más poderoso de toda Colombia: maneja una contratación millonaria con un presupuesto anual de 2 billones de pesos, emplea una nómina de más de 20.000 personas, maneja todas las relaciones con las agencias gringas y con la DEA, tiene a su disposición docenas de equipos de interceptación e inteligencia, tiene un poder absoluto sobre el CTI y maneja a su antojo a Medicina Legal.

Y por eso, la gente le tiene terror, pánico, y le rinden pleitesía con rodilleras. Porque el fiscal general es capaz de destruir a cualquiera con una rueda de prensa o distraer al país entero para que los tradicionales elefantes pasen inadvertidos a espaldas nuestras.

Pero no todo es color de rosa para la ‘asustaduría’ más famosa de esta tierra. La Fiscalía tiene uno de los peores resultados del sector público en Colombia: una impunidad en homicidios de más del 90 %, docenas de corruptos y poderosos en mansión por cárcel, y un sistema de extensión de dominio que no sirve sino para mojar titulares. La ejecución del Frisco —que es a dónde va la plata en extinción de dominio— es menos del 5 % de los pomposos y sonoros anuncios del fiscal de turno.

Eso por no mencionar las millonarias demandas contra el Estado por cuenta de los daños y perjuicios ocasionados por las malas capturas de la Fiscalía, que también se pifia de lo lindo cuando hace expropiaciones y otras pilatunas sin mayor sustento o base científica. La Fiscalía es una de las grandes responsables del desangre de 2 billones de pesos al año en sentencias contra la nación.

Y lo más preocupante de todo: el chorrero de fiscales con enormes conflictos de interés, como ha quedado demostrado con casos célebres como Saludcoop, Interbolsa, Mattos, Cemex y Odebrecht. Ni hablar de los fiscales que salen a montar bufetes palaciegos aprovechando sus vínculos dentro del búnker, lo que les permite cobrar abultados honorarios con cifras de 7 y 8 ceros.

Pero lo cierto es que los retos del nuevo fiscal son enormes: los crímenes contra líderes sociales, la JEP, Odebrecht, el ‘cartel de la toga’, el Eln, el ‘Paisa’ e Iván Márquez, y la corrupción al interior de la Fiscalía. Eso, la corrupción en las próximas elecciones de alcaldes y gobernadores, que son las más podridas de todas, y el semillero de coimas a contratistas, jueces, políticos, funcionarios públicos y policías.

Y aunque probablemente sea un imposible, ojalá el presidente Duque tuviera en cuenta para la terna a un hombre como Iván Velásquez, el colombiano que transformó el sistema judicial en Guatemala y que ha dado muestras de ser un hombre incorruptible e intachable. Él y otros tantos —como Yesid Reyes, Maritza González o Carmen Eloisa Flores— son personas con autonomía propia y que no le pertenecen a nadie.

PAOLA OCHOA
En Twitter: @PaolaOchoaAmaya

Sal de la rutina

Más de Paola Ochoa

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.