El equilibrista

El equilibrista

Duque tendrá que ser un mago para caminar por la cuerda floja de la economía criolla y la global.

04 de agosto 2019 , 10:57 p.m.

Dicen que en tierra de ciegos, el tuerto es rey. Y eso importa cuando se trata de hacer un balance del primer año de Duque y mirar los tres que aún le quedan por delante: todo depende de las gafas y el contexto con el que se mire hacia atrás y hacia adelante.

A esta altura del paseo, nadie duda de que el desempleo azota, la inseguridad en las ciudades no encuentra freno, el microtráfico se está expandiendo por todos lados y la migración venezolana crece sin remedio. También es cierto que el Eln está sin freno, las muertes de líderes sociales siguen creciendo y el narcotráfico continúa acosando, a pesar de la leve reducción en los cultivos de coca, que muestra por primera vez un cambio de tendencia en cinco años.

Pero también es cierto que en Colombia nada verdaderamente grave está pasando y el país está muchísimo mejor parado que el resto del vecindario. Basta con dar una repasadita a lo que viene sucediendo con la grandes economías del continente —como México, Brasil, Argentina y Venezuela— en donde las cosas están como en una película de terror de Alfred Hitchcock: recesiones económicas, hiperinflaciones, megadevaluaciones y saltos espeluznantes de los niveles de desempleo.

Por algo América Latina crecerá este año 0,5 por ciento según la Cepal, mientras que los pronósticos para Colombia hablan de un crecimiento del 3 por ciento en el peor de los casos. Una percepción que comparten de manera similar los grandes expertos mundiales en bolas de cristal, como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, que coinciden en que Colombia va bien, a pesar del tormentoso contexto internacional y su crónica narcoviolencia nacional.

Obviamente, hay lunares grandes, especialmente en materia de empleo: meseros, vendedoras, agentes inmobiliarios, trabajadores del campo y empleados del servicio doméstico han tenido este año un pésimo primer semestre, a juzgar por las últimas cifras del Dane. Pero el mayor guarapazo está en la caída del 10 por ciento en el empleo doméstico en el mes de junio, lo cual se explica inevitablemente por la migración masiva de trabajadoras venezolanas, que se están quedando con esas plazas de trabajo por menos salarios y sin tener que pagarles seguridad social.

Es, precisamente, el enredadísimo contexto internacional el que entraña los mayores peligros para Duque y la economía nacional. Las aves de mal agüero hablan de una inminente recesión en Estados Unidos, lo que sería un fuerte golpe para el precio del petróleo y el 30 por ciento de las exportaciones colombianas que tienen como destino final el país del Tío Sam. Y a eso se suma la guerra a muerte de los aranceles con China, que apenas comienza, y terminará aporreando gravemente a media humanidad.

También está en la puerta del horno una implosión total de la economía venezolana, ahora que Trump amenaza a los vecinos con un bloqueo económico a rajatabla. Si eso llega a pasar, entonces la hambruna en Venezuela será total, con los efectos migratorios que ello pueda acarrear sobre la región en general y Colombia en particular. Ya no estaríamos hablando de un millón y medio de refugiados, sino fácilmente de tres millones de venezolanos.

Y está lo que ocurre en México, donde López Obrador está haciendo ochas y panochas; lo que está pasando en Argentina, donde la Kirchner va por el retorno de la izquierda ladrona, o lo que está sucediendo en Bolivia, donde Evo Morales lleva 14 años haciendo de las suyas y se quiere volver a reelegir.

Colombia es una isla en medio de semejante desierto y panorama tan incierto. Pero nosotros, acostumbrados a mirarnos el ombligo, no nos damos cuenta del tesoro que aún tenemos. Este debería ser el momento de unirnos y defenderlo.

Hasta nunca, aves de mal agüero.

PAOLA OCHOA
En Twitter: @PaolaOchoaAmaya

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.