close
close
Secciones
Síguenos en:
Crueldad

Crueldad

Senadora Viviane Morales, usted dejará sin hogar a 4.200 niños que nadie querrá adoptar.

18 de septiembre 2016 , 11:44 p. m.

Somos unos miserables: los colombianos solo queremos adoptar bebés. Las instituciones del país están repletas de niños que nadie quiere adoptar porque tienen más de 2 años de edad. Son 4.200 pequeños desechados porque son grandes o están enfermos. A ellos se suman los violados, discapacitados, negros o que se entregan en grupos de hermanos. Menores a los que una pareja colombiana convencional no quiere adoptar porque son viejos o están dañados.

Por eso es que el referendo que promueve Viviane Morales es tan cruel e inhumano: porque deja sin futuro a los niños más débiles y vulnerables del sistema de adopción colombiano. Niños con problemas que no encajan –y nunca encajarán− en el esquema de familia modelo que promulgan ella y su marido desde su púlpito en la Comisión Primera del Senado.

La cuestión es elemental: a los niños imperfectos no los adoptan hogares perfectos, solo aquellos donde lo importante es el afecto. Ahí el absurdo que propone la congresista liberal: que los únicos que puedan adoptar en Colombia sean las familias de heterosexuales, aquellas compuestas por un pene y una vagina en sus genitales. Esa es, a juicio de Viviane Morales, la única y válida credencial para poder adoptar.

Una torpeza que saca de la ecuación a los matrimonios homosexuales y a las madres solteras, dos grupos que vienen adoptando precisamente a los grupos de niños viejos y con problemas. Si no fuera por ellos y por las parejas de extranjeros, serían muchísimos más los niñitos que desfilarían con muletas y oxígeno por los pasillos de las instituciones de adopción familiar.

Somos unos miserables, senadora Viviane Morales, y usted nos quiere volver todavía más. Somos un país que solo quiere adoptar niños último modelo, sin problemas de salud ni trastornos de personalidad. Ojalá que sean monos, ojiazules, blanquitos y de pelo bien bonito. Ojalá que no tengan cara de pobres, ni que sean indígenas o negros, ni que vengan de barrios pobres, ni que les hayan matado a sus padres en medio de una masacre de la guerra.

Gracias a usted y a su iniciativa de referendo para frenar la adopción igualitaria, miles de personas en todo el país quedarán ahora con la única opción de adoptar un perro o un gato. Desfogarán todo su amor y ternura en una mascota, mientras miles de niños se pudren días y noches enteros en los orfanatos. Gracias, senadora.

PAOLA OCHOA@PaolaOchoaAmaya

Más de Paola Ochoa

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.