Peticiones de los mayores de 70

Peticiones de los mayores de 70

Sería mejor responsabilizar al adulto mayor de su aislamiento, al igual que a los demás ciudadanos.

14 de mayo 2020 , 08:31 p.m.

Carta de los mayores de 70 años al señor Presidente, al gobierno en general, a los alcaldes, a todos los encargados de la política sobre la pandemia y a todos los políticos que consideren que su deber principal es escuchar la voz del pueblo y representarlo con fuerza en los escenarios políticos.

Respetados señores y señoras:

Nosotros, los mayores de 70 años, nos permitimos solicitarles, como es su deber, tener en cuenta en las medidas tomadas con relación a la pandemia nuestra urgente necesidad, como la de todos los seres humanos, de vivir y morir con dignidad. ¿Y qué significa esto?

Que tenemos todo el derecho, que nos ha otorgado la misma naturaleza, de usar y desarrollar todas nuestras facultades espirituales, intelectuales y físicas hasta el último momento de nuestras vidas.

Comprendemos que la repentina aparición de la pandemia ha llevado a la sociedad a una situación de pánico colectivo muy peligroso y ha cogido a los gobernantes fuera de base, y que por este motivo han tomado medidas muy radicales, sin tener en cuenta muchas de sus consecuencias y las situaciones particulares de grandes sectores de la población —que se ha visto perjudicada gravemente—, las cuales ya, en este momento, deben observarse, corregirse y solucionarse inteligentemente, sin recurrir a amenazas, multas exageradas y represiones que a la larga pueden causar más neurosis y esquizofrenia en la población que la misma pandemia.

En particular, en el caso de nosotros, los mayores de 70 años, se nos ha aislado y encerrado totalmente, quien sabe por cuánto tiempo —por ahora, hasta el 30 de mayo—, de tal manera que ni siquiera podemos caminar en la calle frente a nuestra vivienda, considerando como motivación justificable situaciones de otros países como Italia, Francia y España, donde cerca del 75 % de la población corresponde a adultos mayores, por lo que es natural que la mayoría de muertos también pertenezcan a esta población, lo cual no es el caso de Colombia. En nuestro caso, de mayores de 70, si se hiciera un conteo de recuperados, se podría observar que no somos más vulnerables que los que figuran en otras franjas de edades.

Este confinamiento excesivo —que se está exhibiendo con bombos y platillos como una muestra de la responsabilidad de los gobernantes, tanto así que algunos están pensando ya, para curarse en salud, que lo mejor sería mantenerla casi indefinidamente— es totalmente absurdo, inhumano y cruel, además de que nos impide vivir dignamente, ya que —no propiamente por motivos de salud, sino por órdenes gubernamentales— no podemos valernos por nosotros mismos para satisfacer nuestras necesidades básicas.

Es importante observar que este enclaustramiento no produce la protección que se pretende, ya que si el adulto mayor vive solo, necesariamente tiene que violar su
aislamiento para suplir sus necesidades de alimentación e higiene, y relacionarse necesariamente con otras personas que están expuestas al contagio; y en el caso de que exista alguien que lo esté apoyando, esta misma persona al trasportarse, al ir a trabajar, al ir al mercado, etc., también está muy expuesta al contagio y, por lo tanto, el adulto mayor, en cualquier caso, queda igualmente expuesto a este. Por esto sería mucho mejor responsabilizar al adulto mayor de su aislamiento, de la misma manera que a los demás ciudadanos.

Estas medidas con los adultos mayores, además de excesivas e inhumanas, son inútiles y podrían producir más muertes por depresión e inactividad que las producidas por la pandemia.

Además, es posible que muchos de los gobernantes no tengan ni siquiera en cuenta que nuestra generación ha sido forjadora de muchos logros positivos en este país, y que en la cabeza de varios de ellos figuremos, por el contrario, como un estorbo para el crecimiento económico, olvidando que muchos de nosotros todavía somos activos con nuestras profesiones, ya sea como mecánicos, agricultores, ingenieros, médicos, abogados, enfermeros, artistas, profesores, etc., y que aún, en muchos casos, necesitamos trabajar para sostenernos a nosotros mismos y a veces a nuestras familias. Sería inconcebible que ahora, como un acto de amor y de responsabilidad gubernamental, por tener más de 70 años nos traten como delincuentes y tengamos que vivir como en una casa por cárcel, o en una jaula o en un cuarto de San Alejo, escondiéndonos de la policía si salimos a la calle a comprar unas naranjas.

Teniendo en cuenta todo este panorama solicitamos a todos ustedes que actúen en consecuencia y en conciencia, sin intereses políticos de cualquier orden, en la toma de decisiones correspondientes, y que nos consideren simplemente como ciudadanos no especiales dentro de la comunidad en general.

Nota adicional: Hay historias de pandemias en la humanidad desde 400 años antes de Cristo, y todas ellas se fueron terminando no propiamente a punta de vacunas, porque en esos tiempos ni que pensar en ellas, sino porque la propia naturaleza va desarrollando fortalezas inmunológicas que terminaban acabando con las pandemias y las pestes.

Me parece curioso que en los tiempos modernos no se ha hecho un trabajo serio para instruir a la población a fin de que vaya desarrollando una capacidad inmunológica para contener el avance del virus, y que no se deje a la población completamente indefensa, psicológica y biológicamente, esperando la vacuna milagrosa o a que se contagie el 80 % de la población, como lo afirmaron por televisión varios expertos en el tema.

Otto Raúl Ruiz

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.