La inspiración de este nuevo Concejo: El Quijote

La inspiración de este nuevo Concejo: El Quijote

Se trata de asumir el poder para escuchar, recrear, imaginar y así transformar.

12 de enero 2020 , 10:14 p.m.

Columna de Diego Cancino, Concejal de Bogotá por el partido Alianza Verde.

La esencia del Quijote, sin querer nunca generar un símil, es la valentía, aquel valor que le brinda sentido al valor y la manera en que habita el poder. Esta esencia es la fibra ética y política que atraviesa a la humanidad, que la confronta y la interpela, que la remueve y la subvierte.

Hay dos preguntas que están detrás de la relectura del Quijote y de esta reflexión: ¿qué es la valentía? y ¿El poder para qué? La valentía es valor, es riesgo, es atajar la miopía y empujar la utopía, la valentía es asumir la debilidad como principal fortaleza. La valentía es valor, es el valor, es lo preciado, es la capacidad de transformar actitudes desde la coherencia con la fuerza de la convicción y no con la terquedad; es, en últimas, lo que hizo el Quijote como personaje y como libro. De la ficción pasó a la realidad y transformó narrativas. Bogotá merece vivir esta quijotada, los 7’200.000 habitantes de esta ciudad, cada una de estas personas puede ser Quijote y construir con los vecinos, los desconocidos y el Estado una obra digna de ser escrita. Una obra construida a varias manos y que genere orgullo. Merecemos recrear Quijotes y Sanchos que enfrenten molinos, que gobiernen y planeen colectivamente una isla o una sabana que termine siendo el baluarte de la confianza y el buen vivir.

Merecemos Quijotes valientes, que confíen en poder asumir esta ciudad como una acción colectiva, como un proyecto, un relato que podemos narrar a varias voces, unos Quijotes que resignifican, como lo hizo Alonso Quijano y Sancho, nuestras interacciones diarias, nuestra percepción de nuestra ciudad, que brindemos nuevo sentido a Bogotá. Bogotá puede ser nuestra ínsula Barataria, y la ínsula Barataria puede ser una inspiración para Bogotá. El personaje de Cervantes era valiente porque se enfrentó los esquemas tradicionales y preestablecidos del poder y el libro de Cervantes fue valiente porque se enfrentó con humor al esquema literario hegemónico de la caballería. Esas dos acciones –del personaje y el libro- transformaron culturalmente un país. Se trastocaron costumbres y actitudes mezclando la poesía, la prosa con la política. El Quijote unió a una sociedad y articuló un lenguaje y construyó una lengua compartida. Bogotá, repito, merece que cada habitante viva y vibre con este anhelo.

Se trata, como lo enseña profundamente el Quijote, de asumir el poder desde el servicio. El político o el caballero gira alrededor de la ciudadanía, y no al revés; ese es el giro copernicano que tenemos que dar. El poder es poder para servir, es darle valor a la capacidad de transformación que tiene cada ciudadano, cada ciudadana. Desde el Concejo, desde la calle, desde cada rincón de Bogotá podemos convocar, inspirar y ser una apuesta al servicio de la gente.

Se trata de asumir el poder para escuchar, recrear, imaginar y así transformar. El poder es para asumir esta valentía desde la humildad, pero con carácter y convicción, para que esta fuerza colectiva nos permita poder construir una ciudad que en unos años digamos: esta es nuestra gran quijotada y se llama Bogotá. Contigo la rompemos.

DIEGO CANCINO

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.