Estados Unidos todavía es necesario en Siria

Estados Unidos todavía es necesario en Siria

Si Trump se retira prematuramente, Siria terminaría siendo vulnerable al resurgir del radicalismo.

03 de julio 2019 , 07:00 p.m.

Por Charles A. Kupchan* y Sinan Ülgen**

WASHINGTON, DC. Mientras el mundo se preocupa por un posible conflicto entre Estados Unidos e Irán, el derramamiento de sangre en Siria está escalando de nuevo. El régimen del presidente sirio, Bashar al-Assad, ha intensificado su ataque contra el bastión opositor todavía en pie en la provincia de Idlib, donde viven unos tres millones de personas, incluidas muchas que han tenido que desplazarse internamente. Para evitar una nueva pesadilla humanitaria y otro éxodo masivo de refugiados, Estados Unidos debe renovar sus esfuerzos para alcanzar la paz.

Desde que la coalición respaldada por Estados Unidos de fuerzas (esencialmente) kurdas logró desmantelar el califato territorial de Estado Islámico (EI), Estados Unidos ha comenzado a retirarse de Siria. A fines del año pasado, el presidente norteamericano, Donald Trump, anunció el retiro de las fuerzas estadounidenses en el lugar, cediéndole en la práctica las negociaciones sobre el futuro del país a Rusia, Irán y Turquía.

Ahora resulta claro que Trump se precipitó. El combate renovado en Idlib es un fuerte recordatorio de que Siria sigue siendo un polvorín. Casi un tercio del país está controlado por una milicia comandada por kurdos que Turquía considera un enemigo mortal. Debido al respaldo de Estados Unidos a los kurdos y a la decisión de Turquía de comprar misiles antiaéreos rusos, las relaciones entre Estados Unidos y Turquía están cerca de un punto de quiebre. Mientras tanto, Rusia ha orquestado su retorno a la región al respaldar al régimen de Assad, e Irán ha establecido una presencia propia en Siria, mejorando su influencia regional y aumentando la perspectiva de una guerra con Israel.

Estados Unidos también necesita ayudar a mantener a los combatientes kurdos lejos de la frontera kurda, lo que podría lograrse con una zona segura en el norte de Siria

En lugar de ignorar estos riesgos, Estados Unidos necesita volver al juego de forjar el futuro de Siria. Como primer paso, debería crear un nuevo grupo de contacto que incluya a Turquía, Rusia, la Unión Europea y las Naciones Unidas. La iniciativa debería tener tres objetivos críticos, el primero de los cuales consiste en presionar al régimen de Assad para que ponga fin a la violencia y acepte un Estado descentralizado a cambio de ayuda internacional para la reconstrucción. Para terminar el conflicto, el régimen debe abandonar su ofensiva en Idlib, y los grupos opositores arracimados allí deben acordar un desarme y una dimisión.

El marco político para la paz y la estabilidad en Siria exigirá una nueva Constitución que contemple una cuota importante de devolución regional, preservando a la vez el monopolio del gobierno sirio sobre el uso de la fuerza. Permitir que un popurrí de milicias autónomas siga operando conduciría, casi con certeza, a un Estado fallido.

Para la comunidad internacional, dirigir la asistencia para la reconstrucción que acompañaría este compacto político debería ser una máxima prioridad geopolítica y humanitaria. La imposibilidad de reconstruir las comunidades desgarradas por la guerra en Siria y restablecer la capacidad del Estado de ofrecer servicios básicos dejaría la puerta abierta a un resurgimiento extremista. Grupos como EI se alimentan del malestar social. Para iniciar el proceso, la UE, respaldada por las Naciones Unidas, debería tomar la delantera y supervisar el retorno de los refugiados, reunir los recursos necesarios e implementar un programa de reconstrucción posconflicto.

El segundo objetivo del grupo de contacto debería ser llegar a un acuerdo con el principal partido kurdo de Siria, el Partido de la Unión Democrática (PYD). A cambio de una autonomía regional dentro de un Estado sirio descentralizado, el PYD terminaría su alineamiento con el Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), que ha venido montando una campaña separatista de terror en Turquía durante décadas. Con los lazos rotos entre el PYD y el PKK, el grupo de contacto debería entonces liderar un plan de estabilización para la región kurda de Siria.

Estados Unidos, por su parte, tiene la obligación de garantizar los derechos políticos de los kurdos de Siria, que lideraron la lucha contra EI. Pero también debe recomponer su relación con Turquía. La única manera de alcanzar ambas cosas es negociando un acercamiento entre Turquía y el PYD. Con ese fin, Estados Unidos debería cumplir con su promesa de recuperar las armas pesadas que anteriormente transfirió a los kurdos y presionar al PYD para que devuelva el control local a las comunidades que ocupó durante la campaña contra EI.

Estados Unidos también necesita ayudar a mantener a los combatientes kurdos lejos de la frontera kurda, lo que podría lograrse con una zona segura en el norte de Siria –una propuesta que hoy está en discusión en Ankara y Washington–. La reciente participación renovada del gobierno turco en un diálogo directo con la conducción del PYD es una señal alentadora.

El tercer objetivo del grupo de contacto debería ser reducir, si no eliminar, la influencia iraní en Siria. Con sus fuerzas y apoderados en el terreno, para no mencionar su considerable influencia sobre el gobierno sirio, Irán puede suscitar problemas no solo en Siria, sino también en Irak, Líbano e Israel. La simple creación de un nuevo grupo de contacto reduciría la influencia diplomática de Irán al dejarlo por fuera del principal foro para negociar el futuro de Siria. Más allá de esto, el grupo también debería condicionar el suministro de asistencia para la reconstrucción al alejamiento de Assad de los iraníes.

Trump tiene razón de querer marcharse de Siria. Pero, para quedar fuera del conflicto, Estados Unidos debe iniciar primero un nuevo esfuerzo diplomático de paz. Si Trump se retira prematuramente, Siria terminaría siendo un país crónicamente inestable y, por ende, vulnerable a un resurgimiento del radicalismo. Es más, el alejamiento entre Estados Unidos y Turquía pasaría el punto de no retorno, Rusia tendría un representante incontrolado en Oriente Medio e Irán estaráía empoderado para fomentar el caos en toda la región. Estarían dadas las condiciones para un conflicto renovado que una vez más arrastre a Estados Unidos a la región, a un precio mucho más alto. La elección es fácil.

* Charles A. Kupchan es profesor de Asuntos Internacionales en la Universidad Georgetown y miembro sénior del Consejo de Relaciones Exteriores. Se desempeñó en el Consejo Nacional de Seguridad de 2014 a 2017.

** Sinan Ülgen, ex diplomático turco, es presidente ejecutivo del grupo de expertos EDAM con sede en Estambul y profesor visitante en Carnegie Europe.

Copyright: Project Syndicate, 2019. www.project-syndicate.org

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.