Secciones
Síguenos en:
El ritual de la Navidad

El ritual de la Navidad

Una oportunidad única de desarrollar tradiciones que unen y definen a las familias.

23 de diciembre 2019 , 11:35 p. m.

El hombre ha necesitado desde siempre rituales y celebraciones para organizar su mundo y fortalecerse sicológicamente. Las festividades han jugado siempre un papel importante en la vida de los seres humanos, y aunque no se conocen bien sus orígenes, han ido marcando alegrías, inicios o finales para los hombres. Las primeras festividades organizadas y hechas con regularidad tenían por objetivo garantizar el nacimiento y renacimiento de la naturaleza. Otras eran rituales de paso para solemnizar las etapas de maduración del hombre o estaciones del año.

Hoy en día, nuestras celebraciones y rituales más importantes tienen que ver con el nacimiento de Jesús (la Navidad), de un niño (cumpleaños), matrimonios (nacimiento de una familia) o el nacimiento de una nación (la independencia). Se celebra cada año este acontecimiento y se perpetúa así una tradición que recuerda la importancia de la vida y devuelve la esperanza y la ilusión, tan vitales para todos. Los rituales nos sirven también como organizadores del tiempo y agentes tranquilizadores, ya que la repetición nos permite prever lo que viene. Es una manera de controlar el caos y la desorganización que nos rodea.

La Navidad es un ritual para celebrar la esperanza y renovar los votos de compromiso con la vida. Anteriormente, la Navidad era un ritual pagano que celebraba el renacer del sol. La Navidad es ahora una valiosa oportunidad que nos permite celebrar el nacimiento del Niño Dios, símbolo por excelencia de amor, luminosidad y esperanza. Es el mejor momento para regocijarse por las bendiciones recibidas durante el año y agradecer a todos aquellos que permitieron que así fuese.

Las expectativas deben estar no solo alrededor de lo recibido, sino también de todo aquello valioso que podamos dar a los demás. El dar tiene que ver con actos de amor, como compartir con aquellos que se encuentran solos, salirse del camino para ayudar a alguien necesitado, dar una sonrisa o un abrazo o reunir a la familia de manera armoniosa.

Esta celebración de Navidad nos da también la oportunidad única de desarrollar tradiciones que unen y definen a las familias. Es a través de ritos como este, el de la Navidad, que muchos encuentran su verdadera identidad, no solo en lo físico, sino también en lo espiritual. Celebrar en familia da un sentido de pertenencia y reafirmación afectiva que nos permitirá enfrentar cualquier adversidad venidera con fortaleza y esperanza. ¡Feliz Navidad!

ANNIE DE ACEVEDO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.